Las oenegés, la aventura y la corrupción

Las ONGs, la aventura y la corrupción

20180909

Federico Rivas García. Doctor en Derecho

 

El Aquarius que viene, y el Open Arms que se apunta; el trato a los migrantes del primero y el distinto trato a los migrantes del segundo. Y muchos vistiendo un chaleco rojo con un logo, con mascarilla o sin ella. ¡Qué aventura, dar de nosotros mismos en favor de los que sufren y están en riesgo! Gran satisfacción interna de cada uno de los participantes por hacer una gran labor. Los sitios web de uno y de otro. El apelar a la bondad, a la compasión, a la cooperación humanas, en definitiva, a las emociones.

Ya hace tiempo (ejemplo: 2012) que supimos (1ª persona plural del pretérito perfecto del verbo saber) la desagradable noticia de la detención de 14 personas por corrupción. Algunos responsables de ONGs, otros, asesores de éstas y una gran parte funcionarios o personas de confianza del Gobierno Valenciano que otorgaban las subvenciones en connivencia. Dinero que tendría que haber ido a cooperación internacional con países en desarrollo se quedó en el patrimonio personal de desaprensivos, más bien, ladrones. Es el caso Blasco del que hemos tenido cumplida información a lo largo de este tiempo.

Ya hace mucho tiempo que sabemos (1ª persona plural del presente de indicativo) de este tipo de problemas. Ahora con las ONGs “salvavidas” en el Mediterráneo, organizaciones que se constituyen para la actividad concreta de ir a navegar cerca de las costas de salida de las pateras, u otro tipo de embarcaciones, en las que las mafias suben a los que quieren un futuro económico mejor (también a los que huyen de guerras), a cambio de dinero o de deudas que las mafias les obligan a cumplir mediante coacción y fuerza; a las que los mafiosos comunican, o dejan que sepan, haber enviado o avistado la endeble embarcación para que vayan a salvarla. Esto es, absoluta y completa connivencia de los responsables de las ONGs o de los capitanes de los barcos, y de muchos más que, de ese modo, tienen actividad (económica) muy emotiva, con buena prensa entre los que practican el “buenismo”, porque están llevando a cabo bondad amorosa, obras de misericordia, salvando vidas.

Si lo vemos como “buenismo” erramos, pues el gobierno, o los gobiernos, o la UE, son los que tienen la competencia y responsabilidad de acudir y de realizar las acciones para impedir masacres, abusos, delitos, situaciones de riesgo, y lo deben hacer mediante Agencias oficiales. El dejar esas competencias, o parte de ellas, a la iniciativa privada da pie a la actividad económica privada con lucro o sin él, pero a vivir de ella.

¿Cómo es posible que los servicios de inteligencia del Estado no hayan alertado (si lo han hecho, peor todavía) del abuso que representa la sincronización entre esos que practican el “buenismo ONG” y las mafias que trafican con seres humanos?

Por eso, el que sí que yerra es el Estado, el Gobierno de Sánchez, apuntándose al buenismo, y la Comunidad Autónoma, el Gobierno del bi(tri)-partito, que también quiere estar en el evento, y el Gobierno de las instituciones de Europa; pues son los que tienen responsabilidad por el posible uso incorrecto o fraudulento de fondos por parte de las ONGs y de quienes los asignan, sean públicos o privados, porque la tutela de las Fundaciones y Asociaciones con fines no lucrativos compete al Estado y a las Comunidades Autónomas. A la vista está que son imprescindibles auditorías profesionales bajo este punto de vista para las ONGs, pues hay muchas posibilidades y oportunidades para los corruptos que asignan o administran fondos, de que los usen para generar, simple y llanamente, actividad económica.

Es una lástima, pero, demasiados nos engañan con las ONGs, haciéndonos creer que son altruistas, cuando lo que hacen es aprovecharse para vivir, tener un trabajo, más bien una aventura, pues eso de viajar y quedar como bueno y fotografiarse con niños o mayores en estado de necesidad, desahuciados de la vida, da mucho caché. Demasiados nos engañan también con retribuciones que perciben de las organizaciones sin ánimo de lucro para ellas, pero sí para quienes las dirigen, para quienes trabajan en ellas (porque de algo tienen que vivir), o, incluso, como el caso Blasco, directamente robando fondos.

¿En qué deja a las personas verdaderamente altruistas y a las organizaciones que de verdad se preocupan por mejorar el mundo? En muy mala situación para poder discernir, pues injusta e incorrectamente, los donantes sinceros piensan que son todos iguales.

Otra cosa, ¿quiénes son los que pedían el 0,7 % para ayuda al desarrollo? Afirmo y contesto que eran y son: los que se apuntan al carro de la publicidad del altruismo, los que quieren tener dinero para administrarlo de mejor o peor manera, los que con eso consiguen trabajo retribuido, incapaces de conseguirlo de otro modo, o, incluso, consiguen poder. Y, obviamente, también algunos honestos que se desvelan por otros, a quienes hay que agradecer su buenísima disposición.

Pero dada la situación si alguien me habla del 0,7 % para ayuda al desarrollo, lamentablemente, pensaré que quiere aprovecharse mediante la corrupción, porque las prácticas que he descrito son corrupción. ¿Entonces es que quiero decir que no hay que ayudar a los desfavorecidos? Ciertamente no, sino que hay que hacerlo asegurándonos de que nadie se aproveche incorrectamente. Por eso la ayuda al desarrollo de países extranjeros hay que hacerla de un modo que asegure el buen uso de los fondos: intergubernamentalmente o a través de la ONU. Aun así, esto no es suficiente porque hay gobiernos corruptos o estados fracasados, cuyos ciudadanos precisan ayuda, pero parece que se puede conseguir más control, especialmente destacando a profesionales de Agencias gubernamentales a dichos lugares, en lugar de personas y organizaciones privadas.

Por otra parte, como he dicho, el Estado tiene responsabilidad por el uso fraudulento de fondos por parte de las ONGs. No debe dejar de asumir su responsabilidad. No podemos ser cómplices de las mafias, no podemos generar actividad económica y puestos de trabajo retribuido a causa de la actividad de trata o tráfico de seres humanos y en connivencia con delincuentes.

La corrupción al asignar o administrar fondos a, o en las ONGs, es como la pederastia en las confesiones religiosas. Nos desanima y desmoraliza profundamente. Habrá que hacer un esfuerzo para investigar, controlar y perseguir a los corruptos.

 

Bondad y corrupción humanas

BONDAD Y CORRUPCIÓN HUMANAS

20180817

Frederic Rivas Garcia. Doctor en Derecho

 

Me refiero a la vida pública, y en cuanto a ella, algunos, si no muchos, nos sentimos desanimados de ver las mentiras, las estrategias dialécticas verbales de unos contra otros, la corrupción, el egoísmo, el oportunismo, el abuso del momento mediático, el uso y el abuso de la justicia con intención de sustituir a la política, el que se entienda o se cacaree que unas mayorías no tienen legitimidad por ser unión de varios partidos o ideologías y un sinfín de cosas más que sería prolijo enumerar.

Estoy harto de ver la falta de colaboración de unos con otros, cada uno arrimando el ascua a su sardina. Criticando destempladamente lo que hacen otros o lo que hicieron, cuando los que ahora critican, han estado haciendo, o lo hacen, igual o casi igual de mal, o de bien.

La política no debería ser una riña constante de palabras. Y digo riña de palabras, porque casi siempre sólo se usan argumentos, pocos datos, menos ciencia y nada de espíritu de colaboración. Y eso ¿por qué? En realidad, sois servidores públicos o al menos, tenéis ese nombre, pero, probablemente, demasiados pensáis como aquel, que dijo que estaba en la política para forrarse. ¿Es esa la razón? ¡Qué desgracia si estoy en lo cierto!

El momento es desaforado. Se necesita espíritu de concordia, espíritu de, poner a disposición de los demás nuestras capacidades y talentos para que las cosas, en la política, se hagan de la mejor manera posible. Y sí, voy a recuperar la palabra, se necesita espíritu de consenso.

¿Acaso alguno cree que los demás son mucho peor que nosotros? En realidad, son poco más o menos igual de malos; y lo he enfocado por lo negativo, porque no quería preguntar si alguien se cree superior a nosotros, porque todos somos buenos y malos, altruistas y egoístas, colaboradores y antagonistas.

Y todo esto es así porque, de acuerdo con las pruebas científicas obtenidas los últimos treinta años, somos fundamentalmente buenos, pero estamos sujetos a la corrupción de las fuerzas del mal, o lo que es lo mismo, somos esencialmente malos, pecadores, pero susceptibles de ser redimidos por las fuerzas del bien. Estamos hechos para dar la vida en favor de un grupo o al contrario, anteponernos a nosotros y a nuestras familias por encima de todo. Y de nuevo, esto es así porque la selección multinivel, en este caso la conducta social hereditaria, mejora la capacidad competitiva, no sólo de los individuos dentro del grupo, sino además de los grupos en su conjunto.

Un rasgo que nos identifica a los humanos es que somos obsesivamente curiosos, queremos saber lo que hacen otros. Somos genios o nos lo creemos a la hora de interpretar las acciones de los otros, y así, evaluamos, difundimos, intimamos, cooperamos, cotilleamos y controlamos, en lo posible a los demás. Y de ahí los comportamientos de los que me he quejado en párrafos anteriores.

Otro rasgo, es el abrumador deseo instintivo de pertenecer a un grupo, que define nuestra identidad y que nos concede a todos un complejo de superioridad (no solo a los criticados por ser nacionalistas).

Es un hecho probado científicamente que deseamos y preferimos, estar con gente de aspecto parecido al nuestro, que hable el mismo idioma o incluso, el mismo dialecto; con quien compartamos creencias (no me refiero a religiosas sólo). Y la amplificación de esta tendencia, desemboca fácilmente en racismo o en intolerancia religiosa: es decir, los buenos, pueden actuar con maldad.

Y además, está el problema del conflicto dentro del grupo. Los egoístas, los tramposos, si no se les pilla y excluye, se imponen a los altruistas, a los colaboradores y a los que reciprocan. Pero los grupos formados por altruistas se imponen a los compuestos por egoístas; dicho de otro modo, la selección individual fomenta el pecado, la selección grupal fomenta la virtud. Es el eterno conflicto, que no es una prueba de Dios ni una maquinación de Satanás, sino que es así como se resolvieron las cosas en nuestra evolución como especie. De modo que pudiera ser, lo mismo que es en la ciencia, que el conflicto sea la única manera a través de la cual pueda evolucionar la organización y la inteligencia humana. Tendremos que vivir con este caos congénito que, en realidad, como dice Wilson es la principal fuente de nuestra creatividad.

Entonces ¿por qué me quejo?, porque no estoy seguro de que estemos aprovechando bien a nivel de grupo la cooperación, la reciprocidad, el altruismo; mientras que sí estoy seguro de que, a nivel de individuos, muchos, casi todos ellos políticos, están aprovechando muy bien su egoísmo contra el grupo, sus trampas y sus mentiras. Por eso es necesario expulsarlos de la vida pública, extrañarlos, que se ganen la vida trabajando, no en la política.

Es necesario que las instituciones docentes estén más allá de la política y por encima de ella. La universidad no debería estar tan politizada, no deberían crearse universidades, como se ha hecho, para compensar la politización de otras; la docencia, y no me refiero sólo a la reglada, debería ser la tutora de las nuevas generaciones hacia el interés civil por la polis, por la política; debería ser el germen de las preguntas, del conflicto, de las ofertas de diálogo, de las tesis contrapuestas, de las síntesis a las que se llegara, quedándose este debate, de momento, en el ámbito estudiantil y docente universitario para que, posteriormente, trascendiendo más allá de este ámbito, las ideas se asienten en la sociedad civil, que es la que debería estar más politizada.

Y mi discurso ¿para qué sirve? Para poner en valor la importancia de nuestras decisiones a nivel individual y grupal. Hay que aprovechar el conflicto para cambiar las cosas: los políticos, los partidos, la universidad, la política. Se acercan momentos en los que disfrutaremos de derechos que permitirán conformar tanto el marco de decisiones grupales como las propias políticas comunitarias, estatales, autonómicas o locales. ¿Tenemos claros los conflictos de intereses? ¿Tenemos claros los pasos para resolverlos? El marco en el que debatir ideas y aclarar esos pasos, esas propuestas, debería empezar ya, entre la sociedad civil, y debería estar también más allá de las instituciones y partidos, en la propia calle, en los medios de comunicación, en las redes sociales. Ahora todos tenemos la oportunidad de hacernos oír, no es necesario otros 15 Ms; el debate debería empezar ya. Eso de “no nos representan”, no es para decirlo, sino para evitarlo; echémosles fuera, quitémosles la oportunidad.

No permitamos que los viajes para dejarse fotografiar, los seminarios de fin de semana, los congresos de los partidos, en los que se pontifican sus propuestas e ideologías para salir en los medios de comunicación, donde no hay ni debate ni ciencia, sustituyan a la sociedad civil. No consintamos nuestro servilismo.

No hay superioridad moral de nadie sobre otros. Todos somos, o debemos ser, igualmente actores de nuestro presente para mejorar nuestro futuro y el de nuestro grupo y de las nuevas generaciones, que no debe consistir en una lucha de todos contra todos, sino de todos para favorecer el grupo o grupos concéntricos en los que convivimos: local, y hacia arriba, autonómico, estatal y europeo.

Un gobierno formado por los mejores

UN GOBIERNO FORMADO POR LOS MEJORES

Frederic M. Rivas Garcia. Doctor en Derecho

20180716

“Sólo la sabiduría radicada en la comprensión de nosotros mismos, y no la piedad, nos salvará. No habrá ninguna redención ni tampoco se nos concederá una segunda oportunidad. Este es el único planeta que tenemos para vivir; y éste el único enigma que debemos descifrar.”

Así de taxativo se expresa Edward O. Wilson en su libro “El sentido de la existencia humana” y ese sentido es al que alude como único enigma a resolver.

Las especies eusociales, dice, aparecieron en una etapa muy tardía de la historia de la vida, en cambio, han tenido un gran éxito ecológico, aunque hayan sido pocas las especies que han llegado a la eusociabilidad y especialmente la humana ha sobresalido por su capacidad cerebral, mental, que ha llevado al grandísimo avance de las capacidades sociales.

De hecho, la gente, estamos muy interesados en el comportamiento de los demás, somos cotillas desde el nacimiento y con el tiempo esa capacidad se desarrolla; eso nos hace humanos, nos permite identificarnos con un grupo u otro y construimos nuestra identidad personal como integrantes de ese grupo. Además, somos una especie muy esclarecida; la ciencia y las humanidades nos han hecho llegar muy lejos, y todavía llegaremos más. Pero el orgullo podría hacernos pensar que somos los reyes de la “creación”, como las religiones nos han tratado de hacer pensar, a la imagen de dios, de un dios que, más bien, ha sido una entelequia creada por los humanos a la imagen de nosotros mismos, como nos indicó Yuval Harari en “Homo Deus”.

“Por eso es un disparate pensar que este planeta podría ser una estación de paso hacia un mundo mejor” afirma Wilson, porque en realidad somos parte de la flora y fauna de la tierra, a la que estamos sujetos por nuestra emoción, nuestra psicología y nuestra historia.

Wilson señala que “no estamos predestinados a nada, y la vida no es un misterio indescifrable” y no es cierto que dioses y demonios luchen por nuestra lealtad, sino que somos artífices de nuestro propio éxito o fracaso, aunque hay que reconocer que somos una especie frágil y estamos solos para comprendernos a nosotros mismos. Nuestra supervivencia a largo plazo radica en ello y en que logremos una independencia de pensamiento más significativa de la que se tolera hoy en día, incluso, en las sociedades democráticas más avanzadas.

Si todo lo anterior es cierto y los científicos dicen que lo es, parece que estamos solos y, además, estamos perdiendo el tiempo. Es perentorio que hagamos de nuestro planeta un lugar en donde todos vivamos con todas nuestras necesidades cubiertas y todos podamos desarrollar nuestras capacidades; que cuidemos el entorno en el que vivimos con la intención de legarlo a nuestros descendientes en condiciones, para que ellos, a su vez, también puedan vivir una vida plena.

Somos eusociales y a pesar del éxito que representa haber llegado a esta capacidad, nuestras sociedades actuales no están dirigidas por los mejores individuos, sino por algunos que están pensando en sí mismos en lugar de pensar en el grupo, en la sociedad, en la especie humana; que, además, son incompetentes, algunos disléxicos a pesar de ser presidentes. Llegan al poder haciendo trampas y se perpetúan lo máximo posible en él haciendo también trampas. No me refiero sólo a los casos de España, que… también (partidos que se financian ilegalmente; miembros, la casi mayoría, que entran y se mantienen en la política para “forrarse” o para vivir de ella), sino a casos tan conspicuos como el de la presidencia de los EEUU o de las potencias que sueñan y trabajan para hacer sombra a EEUU. Países y gobiernos en donde se niega el cambio climático, científicamente demostrado (da risa, pero eso hace la administración Trump); o simplemente se ignora el daño que hacen, pensando que, si otros han contaminado, ellos también tienen derecho a hacerlo hasta que hayan alcanzado un desarrollo muchísimo mayor (China y otros grandes contaminadores).

Tenemos que repensar el funcionamiento de la actividad política y de la gobernanza de las naciones. Los humanos no somos malvados por naturaleza; somos lo suficientemente inteligentes, generosos y bondadosos para hacer de la Tierra y de la biosfera que nos dio a luz un lugar semejante a un paraíso. El problema es que el homo sapiens es un producto, es una especie disfuncional, a la que se llegó después de adaptaciones genéticas producidas durante millones de años para producir una especie cazadora recolectora, como máximo aldeana; adaptaciones que cada vez estorban más en una sociedad organizada globalmente, mayormente urbana y claramente técnica y científica, que es incapaz de estabilizar las políticas económicas y cualquier forma de gobernación que esté por encima del nivel de una aldea. Eso dice Wilson.

La idea que traigo en la mente para proponer es la de que a la docencia y a la política tienen que ir los mejores. Que la retribución que deben recibir debe ser suficientemente alta como para que no tengan necesidad de corromperse o de salirse de la actividad.

¿Tendrán nuestros legisladores la valentía de afrontar con sinceridad el problema de la financiación de los partidos políticos y de la retribución de los que ocupan cargos públicos? ¿Tendrán la sensatez de plantearse el control estricto, como en el caso de una empresa privada, del uso de fondos y la asignación de estos de modo no clientelar o corrupto?

Además, en el caso de la política, deberían estar aquellos que han demostrado sus capacidades de gestión, sus conocimientos y que nadie va a poder corromperlos ya, por haber alcanzado reconocimiento social entre sus pares, por haber conseguido estabilidad económica, y tener experiencia vital por su madurez y por haber alcanzado tres cuartas partes de la esperanza promedio de vida.

Sí, estoy sugiriendo que a la política tienen que ir personas que tengan más de 50 años de edad. No es bueno para nuestras sociedades que individuos que lo único que han hecho durante años es ser coristas del “sí” en el partido, por suerte, nepotismo, artimañas, o por llegarles el turno, vayan escalando posiciones para después llegar a gestionar lo público, incapaces de haber gestionado lo privado por falta de capacidad, o por el débil esfuerzo que ponen en su profesión o en su trabajo en la empresa privada.

Es disfuncional que en los partidos no haya democracia interna y que se prime el seguidismo. Es disfuncional que los votantes no puedan elegir sus representantes de entre listas abiertas. Es disfuncional que los votos no valgan lo mismo en todas las circunscripciones y que minorías bloqueen o sean la clave para tomar decisiones (salvando la necesaria utilidad de la inclusión de las indicadas minorías, para que tengan la capacidad de hacer oír su voz y defender sus propios intereses). También es disfuncional que la solidaridad interterritorial no tenga más límites que la voluntad de los gobernantes, que la usan para generar voto cautivo, que es una trampa, un populismo, una compra, para llegar al poder, y que produce injusticias que descohesionan la población y los territorios. Se nos puede llenar la boca de pronunciar la sacrosanta palabra de la “unidad” de España, pero se hace poco para mantenerla.

Es perentorio que hagamos algo, que cambiemos las cosas presentes, que no tengamos miedo de tomar decisiones, pues si no lo hacemos perderemos la oportunidad de hacer de nuestro planeta, de nuestra querida España, de nuestra queridas Comunidades Autónomas, en nuestro caso Comunitat Valenciana, un lugar en donde vivamos con necesidades cubiertas y podamos desarrollar nuestras capacidades en beneficio de la “res pública”; y de cuidar del entorno en el que vivimos con la intención de legarlo a nuestros descendientes en condiciones adecuadas, para que ellos, a su vez, también puedan vivir una vida plena.

¿Haréis algo, formularéis propuestas? Si no lo hacéis, no obstante, yo no me cansaré de denunciarlo.

Dejémosle repirar

Dejémosle respirar

20180624

Frederic Rivas Garcia. Doctor en Derecho

 

Quizás os pase a vosotros también y no sé si se merece que sufra por él, pero sí, estoy sufriendo por Pedro Sánchez.

Inmediatamente después de que ganara la moción de censura, la cual un catedrático de Derecho Constitucional etiquetó como “conmoción de censura” (porque eso, una conmoción, es lo que han tenido tanto el Partido Popular como Ciudadanos) en un excelente artículo en el que se aclaraba la legitimidad y, por supuesto, la legalidad del acceso al gobierno de Pedro Sánchez, muchos se pusieron en su contra, incluyendo la opinión de algunos que en las redes sociales hablaban de un escrito de un periodista famoso por su posición política diestra que renegaban y lo hacen todavía de dicha legitimidad.

Ciertamente a todos les ha pillado con el pie cambiado. Sánchez ha hecho una jugada política maestra.

Y sí, nada más se vio su éxito, ya estaban las redes sociales y los medios de comunicación echando pestes, humo y criticando lo que suponían haría, tanto el presidente Sánchez como su equipo de gobierno: “estos se dedican a gastar”; “éstos no creen en la unidad de España”; llamando a Torra para dialogar, dicen que “ya está pagando el apoyo de los independentistas”; “¿dónde están ahora los pensionistas?, ya no se quejan de que no llegan a final de mes, ni salen en los medios”; “éste gastará, como siempre, lo que no hay…le dejen o no lo hará y gastará, porque el gasto son votos”; “sería una novedad que no acrecentara el problema catalán”; “los socialistas necesitan una fábrica de moneda detrás”.

Y ¿qué pensar de que los presupuestos para 2018 cuya aprobación consiguió el Partido Popular, ahora se anuncie que van a ser enmendados en el Senado (para sancionar “traiciones”) por el propio Partido Popular? ¿es esto serio? Son unos presupuestos aceptados por la Unión Europea que el PSOE se ha comprometido a ejecutar. Y vemos a muchos burlándose de que el PSOE vaya a defender dichos presupuestos ahora.

Dejadle respirar he contestado yo cuando he podido, de modo que tengamos paciencia y démosle un respiro de, al menos, tres meses.

Ojalá el egoísmo propio del líder de Ciudadanos no le impida esperar, porque ese partido político es el que más tiene que perder o ganar con la espera o no, y es el que, probablemente, inicie la estrategia del ataque político. Alguien me ha dicho: espera a este fin de semana y verás. Esto lo escribo el miércoles, veremos el domingo (hoy) qué novedades hay.

¿Pero es eso lo que nos merecemos los ciudadanos de España, que sean los intereses egoístas de los líderes políticos o de los partidos políticos, pensando en las inmediatas o próximas elecciones, los que primen?

Un amigo me reconocía que yo llevaba razón cuando digo que el egoísmo impedirá la espera: “no se va a esperar” y me añadió “la única solución que tenemos es que aprendamos a gobernar en coalición” porque España será ingobernable y tras la ingobernabilidad viene el caos. Efectivamente tiene razón mi amigo cuando me asegura que no hay posibilidad de gobernar España sin coaliciones serias, porque no se puede gobernar a medio y largo plazo con apoyos puntuales. Un gobierno en minoría que sólo pueda contar con algún apoyo puntual no va a ser un gobierno para beneficio de los ciudadanos, va a ser un gobierno que se preocupará de sus propios intereses como partido y como líderes que quieren asegurar su continuidad en el cargo y posición.

Por otra parte, aunque la totalidad de los miembros del actual gobierno de España tiene formación académica y la mayoría son mujeres, lo que le da un plus, estos hechos no aseguran nada.  Lo mismo que su juventud tampoco, más bien al contrario. Porque, lo cierto es que, experiencia, que significa años, cuantos más mejor, cosa que no tienen, en lo poco, la tienen en la función pública, en gestionar lo que no es propio; y eso no es bueno, pues no podemos olvidar el dicho de “que lo que es de todos, no es de nadie”; y si no, que se lo digan a Urdangarín y a su socio Torres que, en lugar de tratar de vender “humo” a los empresarios, lo vendió a los políticos que gestionaban la “cosa” pública, y éstos, como el dinero no era propio, pues, se dejaron fácilmente convencer y se pasaron por alto normas de contratación de la legislación vigente, porque les “molaba” mucho tener a un chico guapo, yerno del rey, que distribuía humo, en actos públicos que salían en la tele y que les daban fama.

Vergüenza, señores vergüenza. Cosa que no han tenido muchos, en el caso Noos o en la Gürtel o en la… y todo porque gestionan lo que no siendo propio es de todos y, no lo han respetado.

Aunque he iniciado con “dejémosle respirar” ya he manifestado mi disgusto con el hecho de que casi todos los miembros del gobierno sean funcionarios y de que ninguno tenga años suficientes.

Pero una cosa es cierta, Huerta ha dimitido. Cosa que le honra a él y a Sánchez, pues es una práctica extraña por estos lares españoles.

Así que dejemos a Sánchez que respire un tiempo y a ver si se rodea de gente con experiencia y buena voluntad, se dedica de verdad a dialogar y consigue un acuerdo de legislatura, aunque su gobierno esté en minoría y sea monocolor. Todo sea para beneficio nuestro, como ciudadanos, como españoles.

La urraca ladrona

La urraca ladrona

Frederic M. Rivas Garcia. Doctor en Derecho

20180527

 

Publicado en el Periódico Mediterráneo del 27 de mayo de 2018

Aunque la filosofía en general o la jurídica en particular, así como la filosofía política, es lo que me encanta, hoy voy a cambiar de timbre, y voy a hacerles partícipes de la expresión de mis preocupaciones que actualmente se centran sobre un asunto que pilla muy de cerca a todos los castellonenses, especialmente de la capital y todavía más del Grau de Castelló.

A la urraca común (pica pica melanotos, subespecie de España), en el alto Aragón se la denomina garza, en italiano gazza, de ahí “La gazza ladra” o urraca ladrona, ópera de Rossini, partes de la cual oí desde muy pequeño en los conciertos de la Banda Municipal de Castelló, en la que durante muchos años fue oboe solista mi querido padre; de modo que, para mí, las urracas siempre han tenido la connotación de animales que se aprovechan de otros, roban y esconden cosas.

En efecto, en valenciano a la urraca se la llama “blanca” o “garsa”, de ahí los dichos “pareixes una blanca que tot ho amagues” o “donar garsa per perdiu”, o respecto a lo parlanchinas que son con su matraqueo áspero o canto desgarrado y desagradable “xarrar com una blanca”.

Parece que esta ave es una de las más inteligentes, astutas y con gran poder de comunicación entre ellas. Son omnívoras, es decir comen de todo, se aprovechan de todo, y últimamente parece que, en el Grau de Castelló, especialmente en el Pinar y en la zona del campo de golf, se están saciando de ardillas, de tórtolas y de otras aves y animales, los cuales ves agujereados sus cuerpos y comidas sus entrañas. Veo nidos destruidos y huevos comidos. Probablemente, muchos de ustedes pasearán por el Pinar del Grau, o correrán por sus alrededores, o jugarán con sus hijos allí, o jugarán al golf en el campo y se hayan dado cuenta del problema.

Sí, algunas personas preocupadas, me han hablado del tema. Yo no soy ni especialista, ni siquiera aprendiz, pero si eso está pasando, y lo veo con mis propios ojos, pues la urraca es un animal que en el último lustro se ha hecho abundantísimo en la zona, no comprendo cómo no he visto noticias o iniciativas en cuanto al asunto, de los especialistas.

Puede que yo esté equivocado en mi apreciación, pero hay grupos ecologistas en Castellón (Ecologistas en acción, Gecen etc.),  y existen también especialistas, técnicos y funcionarios, en medio ambiente, que parece que se dedican más a hablar de urbanismo y a poner dificultades a proyectos, lo que les da la mayor visibilidad en los medios de comunicación, que a la investigación científica y cuidado del equilibrio medioambiental, haciendo los estudios pertinentes, así como sugiriendo y llevando a cabo, ellos mismos, iniciativas que eviten los desequilibrios que se van produciendo con el devenir del tiempo y la vida, cualquiera que sea la causa. Pero lo dicho, poner trampas, construir nidos, suministrar alimento, para unos u otros, o intentar la introducción del azor, su peor enemigo y predador, que cada día es más escaso, no es una cosa que estén preparando. O sí. Aunque si, en efecto, se están llevando a cabo iniciativas científicas al respecto, los que estamos preocupados agradeceríamos información medioambiental y científica en los medios de comunicación, proporcionada por dichos especialistas, en lugar de entrar en el debate político que es lo que mejor se les da.

De modo que explícitamente estoy pidiendo de las autoridades y especialistas en la materia y de las organizaciones medioambientalistas no gubernamentales, que den información sobre lo que está pasando y sobre lo que van a hacer, y por qué lo van a hacer de la manera que indiquen, y no de otra manera. Queremos saber la razón de ciencia, el por qué de las cosas. Nos tranquilizaría mucho, porque si fuera cierto lo que se dice de las urracas en algún país europeo, que traen mala suerte o anuncian una muerte próxima, estamos de “mala pata”, ya que aquí abundan cada vez más.

Y es el caso que, la actividad política de los grupos ambientalistas que no cuidan del exceso de “urracas ladronas”, parece que tenga un paralelismo con la de los partidos políticos que, tampoco hasta ahora, han podido cuidar del exceso de “ladrones” que se aprovechan de su posición y de las arcas públicas. No digo nada de los funcionarios ni científicos medioambientales, porque espero que sean ellos los que lo digan.

Nos estamos quedando sin especies tales como gorriones, (els nostres “vileros”); tórtolas, (les nostres “tórtores”); palomas, (els nostres coloms); abubillas (Upupa epop), (les nostres putputs); y ardillas, (els nostres esquirols); a todas las cuales vemos, con nuestros propios ojos ser atacadas por las urracas.

Y nos preguntamos ¿dónde están los ecologistas? ¿dónde están los especialistas y científicos? ¿dónde están los funcionarios estatales y autonómicos, en su caso, competentes en la materia? Y ¿dónde está, si acaso hubiera la comisión de algún delito, el SEPRONA?

Vergüenza ajena por el comportamiento político

Vergüenza ajena por el comportamiento político

Frederic M. Rivas Garcia. Doctor en Derecho

20180513

Publicado en el Periódico Mediterraneo de 13.05.2018

 

Sí, tengo vergüenza ajena. Es la vergüenza que siento por todo lo que han hecho los ubicuos corruptos de los partidos políticos; por no haber sido capaces de hablar, al menos, si no negociar, los políticos independentistas catalanes y los miembros del gobierno de España; por las declaraciones de los representantes de los partidos que me hacen sonrojar respecto de lo que les atañe y que no pueden esconder o disimular por más tiempo a causa de las sentencias firmes y de los juicios que se están celebrando; estoy apurado por el daño que están haciendo, todos ellos y algunos más, a la imagen del proyecto común que se llama España, y a los proyectos que ésta incluye, que se pueden llamar comunidades autónomas, partidos políticos y sociedad o ciudadanía.

De la vergüenza ajena se dice que es un concepto muy corriente en la lengua castellana: es lo que se siente cuando vemos que alguien hace algo mal y no podemos evitar que lo haga; y sentimos dentro de nosotros lo que creemos que sentiría la persona que lo hace, si se pudiera ver a sí misma. En realidad, dicen los neurocientíficos que la vergüenza ajena es una de las formas dolorosas de empatía.

Parece que estamos derrotando el camino evolutivo en el que los animales de ambiente terrestre fueron dominados por especies con los sistemas sociales más complejos, especies que han aparecido rara vez en la evolución. La eusocialidad se ha dado en poquísimas ocasiones, en algunos insectos y en los homininos de los que somos la especie reina.

Si, como dice E.O. Wilson la selección natural es multinivel, es decir actúa sobre los genes que prescriben objetivos a más de un nivel de organización biológica, como la célula y el organismo, o el organismo y la colonia, deberemos tenerlo presente para actuar como comunidad (como organismo social) contra los elementos cancerosos que nos dañan.

Los tramposos están ganando en el seno de nuestra colonia social porque ganan una fracción mayor de los recursos, evitan cumplir las normas gravosas que nos hemos impuesto por medio de las leyes o claramente las quebrantan. Si el número de tramposos es elevado, como colonia (como sociedad en la que abundan los tramposos) perderemos ante las colonias de cooperadores. En efecto no alcanzaremos los niveles de riqueza, organización y bienestar de otras sociedades en donde los tramposos no abundan.

Los rasgos objetivos sobre los que se actúa por selección entre grupos son la comunicación, la división del trabajo, la dominancia y la cooperación en la realización de tareas comunales (mediante el honrado pago de impuestos, cumplimiento de normas y evitación de llevar a cabo engaños o trampas).

La selección individual frente a la selección de grupo produce una mezcla de altruismo y de egoísmo, de virtud y de pecado, entre los miembros de una sociedad.

Los que se creen listos (sean personas, partidos, empresas u otro tipo de organizaciones) pensando que haciendo trampas salen ganando derrotan al grupo (la nación, el país, el partido político o la empresa) y el propósito unificador del mismo que sirve a la mayoría. Y este grupo de tramposos, el nuestro, no puede competir con éxito con otros grupos más altruistas y honestos.

Por el camino que vamos, me hace dudar de nuestra capacidad de tener éxito como nación en comparación con otras, aunque los políticos de turno digan que somos “un gran país, una gran nación” (al presidente del Gobierno de España se le llena la boca de decirlo en muchas ocasiones). Si fuera cierto lo que me enseñaron (o adoctrinaron, dirían ahora) en mi juventud, que “España es una unidad de destino en lo universal”, el destino al que nos llevan los políticos de turno de los últimos tiempos es al abismo.

¿Estaré deprimido o sólo será a causa de la vergüenza ajena? Pero aquellos, de los que siento (o sentimos) la vergüenza, no se dan por aludidos.

Es necesaria una regeneración moral. Es necesario un recambio de líderes e, incluso, de partidos. Sí, por qué no decirlo: como en Francia u otros países.

Los españoles somos caraduras

Los españoles somos caraduras

Frederic Rivas Garcia. Doctor en Derecho

Artículo publicado en el Periódico Mediterráneo el 04.06.2017

Según Javier Elzo, reputado sociólogo, uno de cada cinco españoles es “un caradura de toda la vida”. En su día se señaló que según una encuesta del canal Fox:

  • El 83,1 % miente al decir que están enfermo para saltarse el trabajo.
  • El 67,5 % se ha ido alguna vez de un bar sin pagar.
  • El 26,3 % consume productos en los supermercados sin abonarlos.

Si estos datos son exactos estamos ante una dura realidad. Me avergüenzo de que así sea. Me parece increíble que los españoles tengamos tanta “jeta”.

¿Nos hemos planteado alguna vez la fuerza y el valor de la honestidad; o la maldad y el daño que produce la corrupción? ¿Queremos ser dignos de confianza o ser desleales y mentirosos?

España cayó a su peor clasificación de la historia en el “índice de percepción de la corrupción” que realiza Transparencia Internacional (TI) cuando se colocó en el puesto 41 de 176 países con una nota de 58 puntos sobre 100 posibles (100 sin corrupción, 0 totalmente corruptos), puntos que ya alcanzó en 2015 y repitió en 2016.

Los autores del informe también dijeron que “hemos alcanzado el récord histórico de corrupción comparativamente”, donde España también se hunde en la comparación con el resto de países que componen la UE. “Estamos entrando en un pelotón de países que se han acercado peligrosamente a la corrupción sistémica muy recientemente, como Georgia o la República Checa”, apostillaron, advirtiendo que “es el momento de reaccionar”.

Pero no es ese el caso, pues de entre una lista de 176 países estudiados, en 2004 estuvimos en el puesto 23, posteriormente España en 2008 estuvo en el puesto 28 y ha pasado por cada año posterior hasta 2016 rebajando su posición en el ránking. Estuvo en el 32 en 2009, 30 en 2010, 31 en 2011, 30 en 2012, 40 en 2013, 37 en 2014, 36 en 2015 y 41 en 2016.

En cambio, Nueva Zelanda está en el puesto nº 1 casi desde tiempo inmemorial, aunque el puesto más abajo que ha estado ha sido en el 4º.

Verdaderamente no nos podemos comparar con los “buenos”, estamos demasiado abajo, pero ciertamente a algún tonto, a mí no, le quedará el consuelo de que no somos el pelotón de los “torpes” malísimos, que le parecerá estupendo.

Yo, por mi parte, veo que la única reacción que hemos tenido ha sido la de nuestro asombro más y más desanimador cuando semana tras semana observamos nuevas noticias de corrupción, de engaños, de trampas, de defraudación de personas y organizaciones que debieran ser nuestro modelo y dechado, nuestra reserva moral. Organizaciones quasi “criminales” que se excusan unas a otras (en una sesión del Ayuntamiento de Madrid, por ejemplo, de donde ha salido un vídeo editado por el PP) indicando y lanzando contra el contrario la lista de cuántos de sus políticos han sido condenados por unos u otros delitos.

No estoy tratando de moralizar, ni de hablar de las bondades de la religión. Lo que digo es que en nuestra cultura judeo-cristiana el valor de la verdad, la honestidad y el esfuerzo ha llevado a occidente al estado del bienestar, a un lugar elevado de desarrollo y de justicia. Otras culturas que priman la trampa, el engaño, el regateo, el timo, ya veis dónde están.

No quiero decir que aquí no haya tramposos como el Lazarillo de Tormes.

Lo que digo es que aquí está mal visto: uno no debe mentir, cometer delitos, ni engañar ni estafar, pues si lo haces y te descubren has perdido toda la credibilidad, además de la sanción, penal en su caso, o de retirarte la amistad y el extrañamiento (nadie quiere estar, ni hacer negocios con un tramposo), nadie quiere jugar el juego de la vida con los deshonestos.

Y lo que digo también, es que, allá: la mentira, el engaño, la trampa y la estafa, les parece un signo que identifica al despierto, al listo; de modo que se valora.

¿Queremos ser un país tercermundista? ¡Pues evitémoslo! y quitemos todas las manzanas podridas de nuestras organizaciones, aunque nos quedemos sin manzanas ni organizaciones que siempre podremos sustituir por nuevas y compuestas por mejores personas, porque peor será que el “allá” se convierta en “aquí” y también nos parezca que es de listos, engañar, mentir, estafar y toda clase de abusos contra otros.

De modo que apliquemos el ejemplo y tengamos en alta estima los valores de la honestidad, la veracidad, el esfuerzo; e inculquémoslos en nuestros hijos y nietos. Con ello nos iremos elevando, como nación, en la lista de Transparencia Internacional mundial.

POLÍTICOS “ENCHUFADOS”

POLÍTICOS “ENCHUFADOS”

09.04.2014

Federico Rivas García. Doctor en Derecho

 

El pasado 23 de febrero publicaba el diario El Mundo, de España, en la página 7 de Crónica nº 958[1] un artículo intitulado “Amiguismo” y señalaba que los negocios de las compañías eléctricas dependen de las decisiones políticas y se preguntaba el autor si ¿contratan por eso a ex altos cargos y sus familiares?, haciendo un inventario de 43 políticos “enchufados” y, ello, nunca mejor dicho.

Es comprensible que un Miquel Roca Junyent, abogado con un bufete de prestigio; que un Pedro Solbes, excelente economista; y otros muchos que tiene oficio, lo repito, oficio, no título, y que lo han ejercido antes y después de pasar por la política, puedan aportar su experiencia, sus conocimientos y su buen criterio a las compañías que los contratan.

Pero cosas distintas son que sean los partidos los que pidan su “aparcamiento” en un consejo de administración, para tenerlos en el “pesebre”, contentos y callados, evitando los problemas de liderazgo internos de partido; y también cosa distinta es que, con mucha o poca complicidad partidista se “coloque” a gente no suficientemente competente, profesionalmente hablando, que no han ejercido oficio alguno distinto del militar en un partido (si a eso se le puede llamar oficio). En ambos casos, parece que las empresas están dispuestas, y muy a gusto, a pagar dicho “impuesto revolucionario”, a pesar de que sus “colocados” saben hacer poco más que hablar de sus experiencias políticas que los “negros” escriben como memorias para ellos.

Estas no son, en ningún caso, claramente, prácticas apropiadas de gobernanza de las compañías, y, quizás, en alguno de los casos, sí sean prácticas corruptas perseguibles penalmente. Habría que verlo.

Pero lo que sí es cierto es que al ciudadano común le repugnan estas prácticas y esa es una más, además de otras muchas, de las razones del desencanto respecto de la “casta” o “clase política”.

Esto tiene que cambiar.

Los partidos suelen “colocar” a sus “ex” en sus propias fundaciones, no financiadas de forma suficientemente transparente (otra ‘chinita’ más), pero que tienen como objeto debatir internamente sobre ideas, filosofía y praxis política. Estas instituciones y los que allí trabajan son los que debieran plantear un cambio radical para una regeneración política. Si no se hace rápida y diligentemente nos vamos a encontrar que el desencanto que arraiga más y más en la juventud lleve a ésta a posiciones anti sistema, revolucionarias, asamblearias, ácratas e, incluso anarquistas. Nos lo jugamos todo.¡Ya ¡Ya está bien! señores.

Si el cambio no viene ordenadamente, quizás venga desordenadamente para perjuicio de todos.

 

[1] Acudir al enlace http://www.elmundo.es/cronica/2014/02/23/530881d922601da2168b456c.html

EL OFICIO DE POLÍTICO

EL OFICIO DE POLÍTICO

Federico Rivas García. Doctor en Derecho. 13.09.2013                     

 

Recientemente leí el artículo “Cuando en el currículum sólo pone ‘político’” de David Lema en el diario El Mundo, que se publica en España, en donde se hacía referencia, al menos, a algunos políticos y se daba la información de su edad y de los años que llevaba en la política.

 

Nombre Estudios finalizados Edad actual Años en la política Edad en primer cargo político Partido
Rosa Díez         —            61 34          27        UPyD
J. A. Durán Lleida  L. Derecho            61 34          27        CiU
Mariano Rajoy  L. Derecho            58 32          26         PP
A. Pérez Rubalcaba  Dr. CC Químicas            62 31          31        PSOE
Cayo Lara        —            61 26          35         IU
Artur Mas  L.CC Económicas            57 26          31         CiU
Mª D. Cospedal  L. Derecho            47 20          27         PP
Óscar López  L. CC Políticas            40 17          23        PSOE
Susana Díez  L. Derecho            38 14          24        PSOE
C. Floriano  L. Derecho            46 20          26         PP
E. Valenciano         —            53 33          20        PSOE
R. Hernando  L. Derecho            52 30          22         PP
J. I. Zoido  L. Derecho            56 13          43         PP

 

Como dice el articulista, estos son dirigentes de todos los colores que desde la cuna han mamado del biberón ideológico.

De entre los que cita, sólo se salva Juan I. Zoido pues cuando entra en política, independientemente de que tuviera bien arraigada o no su ideología o sensibilidad política, lo hace a los 43 años; un hombre hecho y derecho, con experiencia previa profesional suficiente, 20 años de ejercicio de la función jurisdiccional como juez. Probablemente haya muchos otros que se encuentren en una situación semejante a la de él.

Pero, independientemente de lo indicado en el párrafo anterior, la conclusión a la que se llega es que, estamos siendo gobernados y dirigidos los partidos, por gente sin experiencia profesional, ni económica; gente, que no se ha enfrentado en la vida, a tener que conseguir éxito llevando adelante empresas, despachos profesionales, ni siquiera su propia familia, pues el promedio de edad (quitando a Zoido y a Valenciano) a la entrada en política es de 27,18 años, acabados los estudios quienes los acabaron y pocos, probablemente, casados.

Ciertamente, a lo largo de los años de su propia vida, todo el mundo aprende; pero la experiencia (la edad) en la política es imprescindible, pues, aunque hayan aprendido, manejan cosas, problemas y se enfrentan a decisiones que nunca tomaron para sí mismos, ni sufrieron la carga de la responsabilidad de equivocarse y, por tanto, sufrir las consecuencias de sus actos y decisiones en sus propias carnes.

No, esto no es adecuado. Los políticos no deben salir de los cachorros que se acercan a la política mientras estudian, organizados en lo que denominan Nuevas Generaciones o Juventudes. No debería existir el oficio de político. En las tablas del IAE o IAP no existe epígrafe para el ejercicio de tal profesión u oficio.

Quiero comentar también, aunque sin extenderme, la obediencia ciega y el seguidismo de quien quiere medrar y que le pongan en la lista; la manipulación que hacen los partidos, los “aparatos” de los partidos con las listas electorales, por no ser abiertas, daña a los ciudadanos, que votan a obedientes, estirachaquetas o amigos de quienes deciden sobre quién entra en las mismas. ¿Quién puede creer que un nombre metido en la lista, un amigo, un compañero de quien decide y al que le debe completa lealtad, va a ser el mejor representante del votante?

El político debería ser alguien con edad (piénsese en los muchos jubilados que a los 65 años están plenamente formados, con carreras universitarias que han ejercido a lo largo de su vida, con sus éxitos profesionales y empresariales, con la familia plenamente emancipada (hijos y nietos) y con la vocación de servir a su país. Éstos no necesitan medrar, éstos no necesitan competir entre sí, sino que disfrutan de dar lo mejor de sí antes de que su vida se acabe. Con éstos la corrupción no tendría el camino fácil, precisan de poco y lo poco que precisan lo necesitan muy poco.

En lugar de ser una profesión u oficio, la política, mejor dicho, la dedicación a la política de cualquier ciudadano, debe ser una vocación en el pleno sentido de la etimología de la palabra. Vocatio, vocationis, acción de llamar; sólo la 3ª acepción del DRAE indica que, coloquialmente, se refiere a la inclinación a un estado, profesión o carrera (pero sólo coloquialmente, es decir, sin hablar con propiedad); las demás acepciones tienen que ver con un llamamiento. Pues bien si hay llamamiento es que antes no estabas allí, y se te llama, para que aportes lo mejor de ti, algo cuasi religioso, para el bien de otros.

En modo alguno estas ideas van en contra de las capacidades de las generaciones jóvenes, bien preparadas, diligentes y trabajadoras; pero servir a la comunidad es una cosa más seria que conseguir el propio sustento. Así que practique el joven tener éxito en su oficio, profesión o empresa, y entonces estará preparado para hacerse disponible al llamamiento que en el futuro le pueda hacer la comunidad civil para aportar su conocimiento, ciencia y experiencia en beneficio de todos, administrando, gestionando y decidiendo sobre asuntos de grave importancia que afectarán a sus congéneres.

Pero, para que estas ideas se puedan poner en práctica, es preciso que las listas sean abiertas y que, dentro o fuera de los partidos, se puedan presentar quienes, teniendo la experiencia de toda su vida y de su profesión y gestión, tengan la vocación o llamamiento a servir a sus conciudadanos.

Si se hace así ganaremos muchos buenos políticos que se dedicarán a servirnos, no a servirse a sí mismos o a servirse de la política como, demostrado está, por lo que consta en las hemerotecas, hacen casi todos.

ARGENTINA en Expaña. Septiembre de 2008

ARGENTINA en Expaña.  Septiembre de 2008

 Ángel R. García.

 

En nuestra zona es difícil pensar en un conflicto serio, de momento, pero lo que no resulta imposible de imaginar es una situación de desorganización, en el tiempo o el espacio, de la sociedad, tal como funciona actualmente.

Servicios imprescindibles como electricidad, telefonías, gas ciudad, trafico rodado, suministros cotidianos, etc., pueden pasar por crisis.

          Conceptos como cuenta corriente, seguridad social, euro, clase media, planes de pensiones, seguridad jurídica, separación de poderes, pueden trasformarse en otra cosa.

          Para el domicilio: Tener preparados los siguientes materiales: agua , algunos alimentos enlatados o de fácil conservación, arroz y pasta, cocinilla de camping gas,  radio a pilas, elemento de iluminación autónoma ( linternas de Leds, con dinamo de carga), dinero en metálico, y si utiliza habitualmente medicamentos, aumente su reserva de los mismos. Algún elemento de calefacción alternativo y autónomo (el butano es una buena opción). Un extintor.  O al menos, tenga preparado el listado, y cuando note que algún disturbio puede ocurrir, actualice las existencias. Piense que puede fallar la electricidad, y sin electricidad, ni siquiera el agua llega al grifo a partir del 4 piso, aparte de que no tendrá ascensor, ni iluminación, ni calefacción ni congelador. Si falla el teléfono, el sistema bancario o las tarjetas de crédito, momentáneamente,  no sirven de nada.

Para el lugar de trabajo: Disponga siempre cerca de  linterna, encendedor y una pequeña navaja (sin ella le resultara difícil abrir una puerta estropeada, o hacerse respetar). Tenga preparada una mochila con ropa de abrigo, un pequeño botiquín, algo de agua, guantes de cuero fuerte y calzado cómodo (posiblemente en una emergencia, le resultara inútil, cualquier medio de transporte de 4 ruedas o colectivo).

Para el dinero: Diversificar. Varias cuentas corrientes, en diferentes Bancos, en diferentes países (aun somos ciudadanos comunitarios plenos). Varias Visa. Una cierta cantidad en metálico, en billetes pequeños, en casa, para poder consumir durante un cierto tiempo. Oro acuñado. Ninguna inversión a largo plazo, o que sea solamente un trozo de papel (o  peor, una anotación en un ordenador). Siempre conservar liquidez (contra el Crak, Cash)

Gastos fijos: Los impuestos directos, y al consumo (electricidad, agua, gas, etc) se van a disparar. Elimine cualquier cosa que no sea imprescindible (clubs, asociaciones,  Tv de pago, gimnasio,  etc). Vea que tarifas domesticas puede usar, para que inicialmente, sean mas baratas.

Inversiones: Nada con créditos. Sea oportunista. El mundo relativamente estable esta cambiando.  Cualquier inversión que recaiga en especulación no productiva (arte, solares, pisos grandes, etc) es errónea. Entre una única inversión, y varias pequeñas, los pequeñas. El marco legal puede cambiar rápidamente, y siempre, sin avisarle a usted.

Actividad laboral: Entre varias opciones escoja la empresa que mas posibilidades tenga de continuar. Entre dos trabajos, a tiempo parcial, y uno a jornada completa, los de tiempo parcial.

Seguridad personal: Los parámetros van a  cambiar. Asegúrese de que llegar hasta usted, sea mas difícil que a sus vecinos. Tenga preparada respuesta personal, antes que confiar en una ayuda exterior, que siempre será aleatoria.  Sea muy discreto con su intimidad. Procure que no entren desconocidos en su casa.

Transporte: Procure tener el deposito siempre lleno, y una  reserva de combustible. Mejor vehículos pequeños, poco ostentosos y de poco mantenimiento. Si dispone de bicicleta, arréglela, y téngala preparada (con varios candados).

Noticias: La primera victima de una crisis de este tipo es la verdad (la segunda, las clases medias), ya que el alarmismo, vende. Para analizar la verosimilitud de una información, piense en la fiabilidad del que la genera, y para que lo hace. Es decir, que si nos cuentan que no pasa nada, o que pasa algo, lo único importante para creerlo es saber si el que lo dice, nos ha engañado antes ( lo importante no es el mensaje, es el mensajero). La radio, es un poco mas fiable que la TV. Y recuerde siempre, que el negocio de los Medios, es vender emociones (normalmente miedo), y que cualquier exageración, o mala interpretación, siempre desde la ignorancia y la superficialidad, es la norma habitual (las vacas locas, la gripe A, el agujero del ozono, la gripe de los pollos, la fiebre porcina,  el calentamiento global,  el Apocalipsis nuclear de Japón, etc. etc.). En cambio, el negocio de los Medios gubernamentales, es directamente, engañarnos, y que solo conozcamos su propaganda. Fíese solo de lo que conoce directamente usted, o de testigos que usted conozca personalmente. Al final la verdad, se intuye (pueden pasar meses), pero no tome ninguna decisión importante, en base a informaciones repentinas de los Medios.

Titularidad de Bienes: a medida que el desespero recaudatorio aumente,  el ataque a nuestro  patrimonio de las Administraciones, contra los que aun dispongan de negocios aumentara. Si es titular de algún tipo de negocio, o de actividad profesional, le interesa ser insolvente. Las sociedades que tenga constituidas, procure disolverlas (para no contestar los requerimientos), y si lo necesita aun, constituya otras, pero, sin ninguna propiedad. Cualquier gasto que todo esto le produzca, será una inversión en tranquilidad.

Resumen:  oportunismo, diversificar y asegurar.

          Hay que tener en cuenta que aparte de la policía y bomberos, que en general responden muy bien en situaciones de crisis (si les dejan), el resto de servicios de emergencia, en el mejor de los casos, no aportan nada útil. Servicios como Protección Civil, dependen de los Ayuntamientos…. y si normalmente, ya les cuenta cumplir con sus cometidos normales, en situaciones nuevas, serán completamente desbordados por el tiempo de reacción, y por tener que realizar misiones no rutinarias. Y de la ONG multicultural, llamada Ejercito, mejor no hablar. Es decir, no  espere peras del olmo. No aguarde nada útil de la Administración, organícese con sus vecinos y amigos.

A la hora de tomar una decisión, utilice el sentido común, la información de primera mano (lo que usted ve u oye directamente), y fíese de su instinto. Las noticias emitidas, en un primer momento suelen ser exageradas e inciertas. Y jamás de por ciertos los comunicados de las Autoridades.  Excepto en situaciones de pánico colectivo (en que no se reflexiona), seguramente acertara siempre.

No sirve absolutamente de nada,   vivir obsesionado por riesgos de este tipo. Lo que si le resultara útil, es disponer de estos mínimos elementos, y el esquema mental correspondiente  para hacerle mas fácil el fallo episódico de determinados servicios.

La forma mas eficaz de evitar  el pánico son las previsiones racionales, y tener preparada una alternativa a la “normalidad”. En una situación critica es muy difícil pensar con claridad, ya que la información siempre es incierta, y sin posible constación, de la misma manera que nos negamos a creer, al principio, las señales precursoras de la catástrofe, y que  suelen ser el origen de los comportamientos inadecuados que van desde la negación del peligro a la provocación del pánico

Cuando el peligro se percibe como una amenaza a la integridad física,  el riesgo de pánico es muy elevado, y entonces el mayor problema es el resto de personas, sujetas a dicha emoción, mas que el riesgo desencadenante, y nuestro principal riesgo es esa muchedumbre, presa de emociones no racionales, o nuestro propio comportamiento, si no somos capaces de reflexionar. Evite las multitudes, ya que suele morir mas gente por empujones, que por la causa del peligro. Utilice siempre vías alternativas (que previamente tiene que pensar).

Quede previamente de acuerdo con su familia o amigos de acuerdo sobre  lo que harán si ocurre una emergencia, y fije dos puntos de encuentro (los teléfonos pueden dejar de funcionar).

Como resumen: Improvisar siempre es caro, pero sobre todo en situaciones de crisis. Pensar en riesgos racionales, y tener alternativas es la mejor manera de no caer en el pánico, ni que nuestra vida diaria se vea perturbada de una forma grave.

Dependemos  de cosas como la telefonía, la electricidad, las tarjetas de crédito, etc., y cualquier fallo, nos perturbara, a pesar de no ser  imprescindibles. Y sin embargo, el mundo nunca se para,  y ocurra lo que ocurra, siempre hay un mañana. Un mañana menos agobiante, para aquellos que estén preparados.

Indicadores de que algo esta ocurriendo:  asaltos a supermercados, disturbios con grupos inmigrantes, cierre gubernativo de Medios, colas en supermercados, gasolineras y  Bancos, restricción a las libertades individuales, económicas y políticas, cambios en el sistema electoral, campañas virulentas de Medios (Cortina de Humo),   cortes en el suministro de servicios esenciales (electricidad, agua, teléfono).

Lecturas recomendadas: Vademécum REMER, Guía básica familiar de actuación  y autoprotección en emergencias, La casa autosuficiente. Cash, estrategia contra el Crack. España ( S. de Madariaga).

http://www.madrid.es/portales/munimadrid/es/Inicio/Ayuntamiento/Emergencias-y-Seguridad/Preparate-Madrid?vgnextfmt=default&vgnextoid=976fea8dbfd98110VgnVCM2000000c205a0aRCRD&vgnextchannel=d11c9ad016e07010VgnVCM100000dc0ca8c0RCRD

http://supervivienteurbano.blogspot.com/

http://cronicas-supervivencia-urbana.blogspot.com/

http://trecool22.wordpress.com/2007/08/19/manual-de-supervivencia-urbana-e-book/

http://www.ctv.es/USERS/sos/guiamenu.htm

Seguramente lo que va a pasar es que  volveremos  a lo que casi siempre hemos sido, un país ( ahora 17 )  pobre , no muy bien gobernado, inestable, y que cada X años, repite su historia, y nunca encuentra su lugar en el Mundo. Y que estos años de solvencia y seguridad cuasi europea que hemos pasado, han sido como un espejismo, que es difícil que se repitan en el trascurso de nuestra vida, ya que no vinieron por nuestros meritos, sino por una serie de circunstancias, que es muy difícil que se repitan en el próximo siglo.

¿Por que es difícil que sigamos al resto de las naciones de Europa Occidental en la superación de la crisis?:

-Por que no somos una Nación.

-Por la Ley Electoral (listas cerradas y prima partidillos de las Taifas).

-Peor sistema educativo de Europa (baja productividad).

-Ninguna Universidad expañola, entre las 200 mejores.

-Gastos administrativos no sostenibles (Taifas, Ayuntamientos, Diputaciones, Partidos, Sindicatos, SGAE, PER, artistas del Régimen, Cámaras de Comercio, empresas publicas, etc. ).

-Sistema Judicial no independiente y lento.

-Sociologicamente nos parecemos mas a Sudamérica que a Europa (Populismo, costumbres, horarios, educación, aspiraciones, etc.).

-Millón y medios de parásitos, que viven directamente de la Casta Política.

-5 millones de inmigrantes sin calificación.

-Falta de modelo energético, industrial, territorial, policial y nacional.

-Por cosas como estas: Mayor índice consumo cocaína del mundo. Menor tasa fertilidad del mundo. Segundo mayor déficit comercial del mundo. Mayor índice fracaso escolar de Europa. Botellón. Mayor paro juvenil de Europa. País con mayor dependencia exterior de energía de Europa

-Y sobre todo: por nuestra Historia.

* Ángel R. García escribió este artículo, como indica el título, en septiembre de 2008.