El futuro de la economía

EL FUTURO DE LA ECONOMÍA

Federico Rivas García. Doctor en Derecho

27.09.2015

 

En España, el año 2013 los ingresos medios anuales declarados por los asalariados fueron de 9.012 euros, por los autónomos de 18.787€ y hubo 533.083 contribuyentes que declararon entre 60.000 y 150.000€; por su parte 58.571 contribuyentes declararon entre 150.000 y 600.000 euros anuales y finalmente 4.553 declararon que percibían rentas superiores a 600.000 euros anuales.

 

Efectivamente el IRPF se ha quedado sin ricos, o mejor dicho, sin que los que, siéndolo, ya no se declaran como ricos, debido a que usan ingeniería fiscal que les permite una mejor eficiencia en la disminución de la tributación. A mayor crisis y pobreza, a mayor necesidad de ingresos tributarios, más pocos tributan más. ¿Acaso será que también la crisis les ha afectado? Aunque según los datos parece que es lo contrario, que los ricos cada vez son más ricos y la brecha con los pobres y con la clase media se hace, cada vez, más amplia. Un menor porcentaje de población cada vez posee un mayor porcentaje de la riqueza total.

 

Ciertamente que corrupción, guerras y crisis migratoria no dejan tranquilos a gobernantes y a instituciones tener tiempo para dedicarlo a la resolución de la absolutamente injusta distribución de la riqueza. Pero, ¿creen ustedes que habrá algún momento adecuado para estudiar, debatir y consensuar una política de mejor distribución de la riqueza?

 

Parece que pocos han leído a Piketty y los que lo han hecho se han olvidado de sus propuestas que recordemos que son:

 

Un impuesto sobre los ingresos mucho más progresivo, más tramos altos y con tipos más elevados, especialmente los marginales.

Ello implica más redistribución y más progresividad fiscal, y no es una cuestión técnica sino eminentemente política y filosófica, sin duda, la primera entre todas. El objetivo es repensar la tasa marginal superior del impuesto progresivo sobre los ingresos, de modo que sea más progresivo, tasa o tipo marginal, que según Piketty debería ser superior al 80 % en los países desarrollados, para ser aplicado a las rentas observadas a nivel del 1 % o del 0,5 % de las personas con ingresos más elevados. Es decir, aplicado a niveles de 500.000 dólares o 1 millón de dólares de remuneración anual. Aunque con poca recaudación, cumpliría su objetivo de limitar drásticamente las remuneraciones tan elevadas. También habría que aplicar, según Piketty, tipos del orden del 50 – 60 % en remuneración por encima de 200.000 dólares anuales.

 

Un impuesto progresivo mundial sobre el capital.

Para que la democracia pueda retomar el control del capitalismo financiero globalizado de este nuevo siglo, hace falta inventar una herramienta: ésta. Y aun reconociendo que hoy todavía es una utopía, es bueno tenerla  en mente a fin de evaluar mejor lo que permiten o no otras soluciones alternativas, por lo que es necesario profundizar a nivel mundial en la transparencia financiera, y la transmisión de información es inseparable de la reflexión sobre el impuesto ideal sobre el capital.

Para fijar ideas sobre las que debatir, Piketty sugiere varios baremos:

  • Una tasa del 0% para patrimonios inferiores a 1 millón de euros; 1% entre 1 y 5 millones; y el 2% para patrimonios superiores a 5 millones de euros.
  • O mucho más progresivo, con el 5 o del 10 % para fortunas más allá de 1.000 millones de euros.
  • O se pueden encontrar ventajas de tener una tasa mínima sobre los patrimonios modestos y medios, por ejemplo del 0,1 % por debajo de 200.000 euros y el 0,5 % entre 200.000 y 1.000.000 de euros.

 

La deuda pública.

Algunos países desarrollados tienen deudas públicas muy elevadas, las cuales es conveniente reducir, y no hay modo de hacerlo más allá de implementar políticas que combinen sabiamente la inflación, la austeridad y el impuesto sobre el capital. En efecto un impuesto excepcional sobre el capital junto con la inflación pueden jugar un papel útil; de hecho, ha sido de este último modo como se han reabsorbido la mayor parte de las deudas públicas más importantes. En cambio, una cura prolongada de austeridad es para Piketty, tanto en términos de justicia como de eficacia la peor solución. Entonces, ¿qué hacer para reducir la deuda pública a cero? El impuesto extraordinario sobre el capital privado es la solución más justa y más eficaz, según Piketty. Un impuesto proporcional del 15 % sobre todos los patrimonios privados aportaría casi un año de ingresos nacionales (o PIB) y permitiría el reembolso inmediato de todas las deudas públicas, y el Estado quedaría con todos sus activos pero con una deuda cero. Cada uno contribuye al esfuerzo solicitado y se evitan las quiebras bancarias. Además no es necesario reducir la deuda pública totalmente de golpe, sino en sucesivas ocasiones.

Pero también la inflación podría tener su papel. Una inflación del 5 % anual (en lugar del 2 % de meta actual) en 5 años reduciría el valor de la deuda pública en un 15 % del PIB. Esta es una solución tentadora que ha sido usada a lo largo de la historia. No obstante, la inflación no es más que un sustitutivo muy imperfecto del impuesto progresivo sobre el capital y puede comportar un cierto número de efectos secundarioz poco atractivos, entre ellos, el descontrol de la tasa, es decir que la inflación se “embale”.

 

Es necesario debate supranacional.

No parece que a las instituciones financieras supranacionales les hayan hecho mucho efecto las conclusiones de Piketty, ni han planteado debate alguno sobre ello. Esto de dar la callada por respuesta, no es ni científico, ni profesional, ni transparente. Hace falta debate.

No se ha debatido ni sobre las ideas de Piketty ni sobre las ideas de Jeremy Rifkin con sus estudios sobre la sociedad de coste marginal cero, el Internet de las cosas (IdC), el procomún colaborativo y el eclipse del capitalismo tal como lo conocemos. De nuevo hace falta debate. Pero los políticos, probablemente, ni se enteran de las nuevas ideas de la ciencia económica, o no son competentes para debatirlas. No se trata de escoger entre Keynes y Hayek, sino de usar de los medios que las nuevas tecnologías nos permiten con su mercado mundial y con los actuales prosumidores.

 

He usado dos términos procomún y prosumidores que quizás no tengan un uso demasiado extendido, por lo que hace falta aclararlos. Rifkin nos explica que la convergencia del Internet de las comunicaciones, el Internet de la energía y el Internet de la logística ha dado lugar al Internet de las cosas, el IdC, un espacio en el que la productividad se incrementa hasta tal punto que el coste marginal de producción de muchos bienes y servicios es prácticamente nulo, permitiendo que se puedan ofrecer de manera casi gratuita y que dejen de estar sometidos a las fuerzas del mercado. Esto está dando lugar a una economía híbrida, casi de intercambio, en la que millones de prosumidores producen y consumen conectados a Internet compartiendo su información, su esparcimiento, su energía limpia y sus productos impresos en 3D con un coste marginal casi nulo. Casi todo es para todos a un mínimo coste, como con en el sistema económico de procomún de la antigüedad. Pero tenemos que hablar más de estas cosas.

 

SOBRE EL REPARTO DEL CAPITAL Y LAS RIQUEZAS. XV. La relación a largo plazo entre capital e ingresos

XV.- La relación a largo plazo entre capital e ingresos

01.03.2015

Federico Rivas García. Doctor en Derecho

 

 

En un artículo anterior comentamos la metamorfosis del capital en Europa y América desde el siglo XVIII. En efecto, a través de un largo periodo, la naturaleza de la fortuna se transformó totalmente, pues el capital en suelo (agrícola) fue progresivamente reemplazado por el capital inmobiliario, industrial y financiero.

Pero lo que es más chocante para Piketty es que después de todas esas transformaciones, el valor total del stock de capital, medido en años de ingresos nacionales, relación que mide la importancia global del capital en la economía y la sociedad, no parece que haya cambiado, casi nada, durante un largo período.

De acuerdo con los datos de los que se dispone, especialmente del Reino Unido y de Francia, países de los cuales se tienen las series históricas de datos más completas, el capital nacional, representa entre cinco y seis años de ingresos nacionales a principios de los años 2010, es decir un nivel a penas inferior al observado durante los siglos XVII y XIX y hasta la Primera Guerra mundial (alrededor de seis-siete años de ingresos).

Ciertamente, después de la Segunda Guerra mundial, ha habido una fuerte progresión de recuperación de la relación capital/ingresos, por lo que, dicho esto, Piketty se formula la pregunta de si esta progresión va a conseguir que la relación capital/ingresos no sólo alcance sino sobrepase el nivel de los siglos pasados.

Otro asunto importante que Piketty llama a nuestra atención es la comparación entre Europa y América, especialmente cómo afectaron a ambos continentes los choques armados del período 1914-1945, por supuesto, más fuertemente a Europa. Pero si exceptuamos este largo período de guerras y entre las guerras, la relación capital/ingresos siempre ha sido más elevada en Europa, antes de dicho período, y después de dicho período se ha alcanzado y sobrepasado a Estados Unidos.

La relación capital/ingresos de Europa, que se indica en las gráficas 5.1  y  5.2 ha sido estimada calculando la media de las series disponibles para las cuatro principales economías del continente (Alemania, Francia, Reino Unido e Italia), ponderadas por los ingresos nacionales de cada país. En total, estos cuatro países representan más de tres cuartos del PIB europeo occidental y cerca de dos tercios del PIB europeo. Si se tomara en cuenta otros países, en particular España, conduciría a una progresión, todavía más fuerte, de la relación capital/ingresos en el curso de los últimos decenios.

2015.03.01 Piketty G5.1

La gráfica 5.1 se refiere al “Capital privado y público de Europa y América, 1870-2010”.

Traducción:

En el eje vertical: Valor del capital público y privado (en % de los ingresos nacionales)

En el eje horizontal: Años a los que se refieren los datos.

Globos: Capital privado; Capital público

Cuadro: Estados Unidos; Europa

Lectura: los movimientos del capital nacional en Europa así como en América corresponden, sobre todo, a movimientos de capital privado.

Fuentes y series: ver Piketty

 

2015.03.01 Piketty G5.2

La gráfica 5.2 se refiere a “El capital nacional en Europa y América 1870-2010”.

Traducción:

En el eje vertical: Valor del capital nacional y extranjero (en % de los ingresos nacionales)

En el eje horizontal: Años a los que se refieren los datos.

Globos: Capital nacional; Capital extranjero neto

Cuadro: Estados Unidos; Europa

 

Lectura: el capital nacional (público y privado) vale 6,5 años de ingresos nacionales en Europa en 1910, contra 4,5 años en América.

 

Volvamos a la segunda ley fundamental del capitalismo: B = s/g

Donde B es la relación, o ratio, capital/ingresos %; s es la tasa de ahorro; y g es la tasa de crecimiento de los ingresos nacionales.

Si s = 12% y g= 2%, entonces B = s/g = 600%

Dicho de otro modo, si un país ahorra cada año el 12% de sus ingresos nacionales y la tasa de crecimiento es del 2% anual, entonces a largo plazo, la relación entre capital/ingresos será igual a 600%: es decir, el país en cuestión habrá acumulado el equivalente de seis años de ingresos nacionales en capital.

Esto explica una realidad evidente e importante; que un país que ahorra mucho aunque crezca poco, acumula a largo plazo un enorme stock de capital, lo que puede tener enormes consecuencias sobre la estructura social y el reparto de las riquezas en dicho país.

Piketty, además, lo dice de otro modo: en una sociedad casi en estagnación los patrimonios salidos del pasado toman de modo natural una importancia desmesurada. La vuelta a una relación capital/ingresos anuales a un nivel estructural elevado, próximo al observado durante los siglos XVIII y XIX, se explica de modo natural por un retorno a un régimen de crecimiento débil, de modo que el la bajada de crecimiento, especialmente, del demográfico, la que conduce a un retorno de la importancia del capital.

Y el punto principal es que aunque sean pequeñas, las variaciones en la tasa de crecimiento, pueden tener efectos inexorables, muy importantes, a largo plazo, como quedó dicho.

Esto pone en el tapete las políticas fiscales para evitar que se acumulen las consecuencias que llevan a diferencias desmesuradas. Y relacionada con esto, una idea que no se nos tiene que olvidar es que respecto a una fiscalidad progresiva, es decir, que pague no sólo proporcional sino progresivamente mucho más quien más rico sea o ingresos tenga. A este respecto, los Estados Unidos, después de la Segunda Guerra mundial, van mucho más lejos que Europa, prueba, sin duda, de que su preocupación va más a reducir las desigualdades que a erradicar la propiedad privada.

Una cosa interesante para los de mi generación es ver, con datos, qué ha pasado durante los últimos 45 años, cosa que intentaremos hacer en el próximo episodio de nuestra reflexión sobre el reparto del capital y las riquezas. Como meta intentaremos llegar a comprender las sugerencias que hace Piketty para conjurar el claro peligro de que las riquezas, en mayor cuantía, estén en manos de un % cada vez menor de población, y que un % mayor de población sólo tengan su capacidad de trabajo como riqueza: en definitiva, la extinción de la clase media.

 

 

 

ARGENTINA en Expaña. Septiembre de 2008

ARGENTINA en Expaña.  Septiembre de 2008

 Ángel R. García.

 

En nuestra zona es difícil pensar en un conflicto serio, de momento, pero lo que no resulta imposible de imaginar es una situación de desorganización, en el tiempo o el espacio, de la sociedad, tal como funciona actualmente.

Servicios imprescindibles como electricidad, telefonías, gas ciudad, trafico rodado, suministros cotidianos, etc., pueden pasar por crisis.

          Conceptos como cuenta corriente, seguridad social, euro, clase media, planes de pensiones, seguridad jurídica, separación de poderes, pueden trasformarse en otra cosa.

          Para el domicilio: Tener preparados los siguientes materiales: agua , algunos alimentos enlatados o de fácil conservación, arroz y pasta, cocinilla de camping gas,  radio a pilas, elemento de iluminación autónoma ( linternas de Leds, con dinamo de carga), dinero en metálico, y si utiliza habitualmente medicamentos, aumente su reserva de los mismos. Algún elemento de calefacción alternativo y autónomo (el butano es una buena opción). Un extintor.  O al menos, tenga preparado el listado, y cuando note que algún disturbio puede ocurrir, actualice las existencias. Piense que puede fallar la electricidad, y sin electricidad, ni siquiera el agua llega al grifo a partir del 4 piso, aparte de que no tendrá ascensor, ni iluminación, ni calefacción ni congelador. Si falla el teléfono, el sistema bancario o las tarjetas de crédito, momentáneamente,  no sirven de nada.

Para el lugar de trabajo: Disponga siempre cerca de  linterna, encendedor y una pequeña navaja (sin ella le resultara difícil abrir una puerta estropeada, o hacerse respetar). Tenga preparada una mochila con ropa de abrigo, un pequeño botiquín, algo de agua, guantes de cuero fuerte y calzado cómodo (posiblemente en una emergencia, le resultara inútil, cualquier medio de transporte de 4 ruedas o colectivo).

Para el dinero: Diversificar. Varias cuentas corrientes, en diferentes Bancos, en diferentes países (aun somos ciudadanos comunitarios plenos). Varias Visa. Una cierta cantidad en metálico, en billetes pequeños, en casa, para poder consumir durante un cierto tiempo. Oro acuñado. Ninguna inversión a largo plazo, o que sea solamente un trozo de papel (o  peor, una anotación en un ordenador). Siempre conservar liquidez (contra el Crak, Cash)

Gastos fijos: Los impuestos directos, y al consumo (electricidad, agua, gas, etc) se van a disparar. Elimine cualquier cosa que no sea imprescindible (clubs, asociaciones,  Tv de pago, gimnasio,  etc). Vea que tarifas domesticas puede usar, para que inicialmente, sean mas baratas.

Inversiones: Nada con créditos. Sea oportunista. El mundo relativamente estable esta cambiando.  Cualquier inversión que recaiga en especulación no productiva (arte, solares, pisos grandes, etc) es errónea. Entre una única inversión, y varias pequeñas, los pequeñas. El marco legal puede cambiar rápidamente, y siempre, sin avisarle a usted.

Actividad laboral: Entre varias opciones escoja la empresa que mas posibilidades tenga de continuar. Entre dos trabajos, a tiempo parcial, y uno a jornada completa, los de tiempo parcial.

Seguridad personal: Los parámetros van a  cambiar. Asegúrese de que llegar hasta usted, sea mas difícil que a sus vecinos. Tenga preparada respuesta personal, antes que confiar en una ayuda exterior, que siempre será aleatoria.  Sea muy discreto con su intimidad. Procure que no entren desconocidos en su casa.

Transporte: Procure tener el deposito siempre lleno, y una  reserva de combustible. Mejor vehículos pequeños, poco ostentosos y de poco mantenimiento. Si dispone de bicicleta, arréglela, y téngala preparada (con varios candados).

Noticias: La primera victima de una crisis de este tipo es la verdad (la segunda, las clases medias), ya que el alarmismo, vende. Para analizar la verosimilitud de una información, piense en la fiabilidad del que la genera, y para que lo hace. Es decir, que si nos cuentan que no pasa nada, o que pasa algo, lo único importante para creerlo es saber si el que lo dice, nos ha engañado antes ( lo importante no es el mensaje, es el mensajero). La radio, es un poco mas fiable que la TV. Y recuerde siempre, que el negocio de los Medios, es vender emociones (normalmente miedo), y que cualquier exageración, o mala interpretación, siempre desde la ignorancia y la superficialidad, es la norma habitual (las vacas locas, la gripe A, el agujero del ozono, la gripe de los pollos, la fiebre porcina,  el calentamiento global,  el Apocalipsis nuclear de Japón, etc. etc.). En cambio, el negocio de los Medios gubernamentales, es directamente, engañarnos, y que solo conozcamos su propaganda. Fíese solo de lo que conoce directamente usted, o de testigos que usted conozca personalmente. Al final la verdad, se intuye (pueden pasar meses), pero no tome ninguna decisión importante, en base a informaciones repentinas de los Medios.

Titularidad de Bienes: a medida que el desespero recaudatorio aumente,  el ataque a nuestro  patrimonio de las Administraciones, contra los que aun dispongan de negocios aumentara. Si es titular de algún tipo de negocio, o de actividad profesional, le interesa ser insolvente. Las sociedades que tenga constituidas, procure disolverlas (para no contestar los requerimientos), y si lo necesita aun, constituya otras, pero, sin ninguna propiedad. Cualquier gasto que todo esto le produzca, será una inversión en tranquilidad.

Resumen:  oportunismo, diversificar y asegurar.

          Hay que tener en cuenta que aparte de la policía y bomberos, que en general responden muy bien en situaciones de crisis (si les dejan), el resto de servicios de emergencia, en el mejor de los casos, no aportan nada útil. Servicios como Protección Civil, dependen de los Ayuntamientos…. y si normalmente, ya les cuenta cumplir con sus cometidos normales, en situaciones nuevas, serán completamente desbordados por el tiempo de reacción, y por tener que realizar misiones no rutinarias. Y de la ONG multicultural, llamada Ejercito, mejor no hablar. Es decir, no  espere peras del olmo. No aguarde nada útil de la Administración, organícese con sus vecinos y amigos.

A la hora de tomar una decisión, utilice el sentido común, la información de primera mano (lo que usted ve u oye directamente), y fíese de su instinto. Las noticias emitidas, en un primer momento suelen ser exageradas e inciertas. Y jamás de por ciertos los comunicados de las Autoridades.  Excepto en situaciones de pánico colectivo (en que no se reflexiona), seguramente acertara siempre.

No sirve absolutamente de nada,   vivir obsesionado por riesgos de este tipo. Lo que si le resultara útil, es disponer de estos mínimos elementos, y el esquema mental correspondiente  para hacerle mas fácil el fallo episódico de determinados servicios.

La forma mas eficaz de evitar  el pánico son las previsiones racionales, y tener preparada una alternativa a la “normalidad”. En una situación critica es muy difícil pensar con claridad, ya que la información siempre es incierta, y sin posible constación, de la misma manera que nos negamos a creer, al principio, las señales precursoras de la catástrofe, y que  suelen ser el origen de los comportamientos inadecuados que van desde la negación del peligro a la provocación del pánico

Cuando el peligro se percibe como una amenaza a la integridad física,  el riesgo de pánico es muy elevado, y entonces el mayor problema es el resto de personas, sujetas a dicha emoción, mas que el riesgo desencadenante, y nuestro principal riesgo es esa muchedumbre, presa de emociones no racionales, o nuestro propio comportamiento, si no somos capaces de reflexionar. Evite las multitudes, ya que suele morir mas gente por empujones, que por la causa del peligro. Utilice siempre vías alternativas (que previamente tiene que pensar).

Quede previamente de acuerdo con su familia o amigos de acuerdo sobre  lo que harán si ocurre una emergencia, y fije dos puntos de encuentro (los teléfonos pueden dejar de funcionar).

Como resumen: Improvisar siempre es caro, pero sobre todo en situaciones de crisis. Pensar en riesgos racionales, y tener alternativas es la mejor manera de no caer en el pánico, ni que nuestra vida diaria se vea perturbada de una forma grave.

Dependemos  de cosas como la telefonía, la electricidad, las tarjetas de crédito, etc., y cualquier fallo, nos perturbara, a pesar de no ser  imprescindibles. Y sin embargo, el mundo nunca se para,  y ocurra lo que ocurra, siempre hay un mañana. Un mañana menos agobiante, para aquellos que estén preparados.

Indicadores de que algo esta ocurriendo:  asaltos a supermercados, disturbios con grupos inmigrantes, cierre gubernativo de Medios, colas en supermercados, gasolineras y  Bancos, restricción a las libertades individuales, económicas y políticas, cambios en el sistema electoral, campañas virulentas de Medios (Cortina de Humo),   cortes en el suministro de servicios esenciales (electricidad, agua, teléfono).

Lecturas recomendadas: Vademécum REMER, Guía básica familiar de actuación  y autoprotección en emergencias, La casa autosuficiente. Cash, estrategia contra el Crack. España ( S. de Madariaga).

http://www.madrid.es/portales/munimadrid/es/Inicio/Ayuntamiento/Emergencias-y-Seguridad/Preparate-Madrid?vgnextfmt=default&vgnextoid=976fea8dbfd98110VgnVCM2000000c205a0aRCRD&vgnextchannel=d11c9ad016e07010VgnVCM100000dc0ca8c0RCRD

http://supervivienteurbano.blogspot.com/

http://cronicas-supervivencia-urbana.blogspot.com/

http://trecool22.wordpress.com/2007/08/19/manual-de-supervivencia-urbana-e-book/

http://www.ctv.es/USERS/sos/guiamenu.htm

Seguramente lo que va a pasar es que  volveremos  a lo que casi siempre hemos sido, un país ( ahora 17 )  pobre , no muy bien gobernado, inestable, y que cada X años, repite su historia, y nunca encuentra su lugar en el Mundo. Y que estos años de solvencia y seguridad cuasi europea que hemos pasado, han sido como un espejismo, que es difícil que se repitan en el trascurso de nuestra vida, ya que no vinieron por nuestros meritos, sino por una serie de circunstancias, que es muy difícil que se repitan en el próximo siglo.

¿Por que es difícil que sigamos al resto de las naciones de Europa Occidental en la superación de la crisis?:

-Por que no somos una Nación.

-Por la Ley Electoral (listas cerradas y prima partidillos de las Taifas).

-Peor sistema educativo de Europa (baja productividad).

-Ninguna Universidad expañola, entre las 200 mejores.

-Gastos administrativos no sostenibles (Taifas, Ayuntamientos, Diputaciones, Partidos, Sindicatos, SGAE, PER, artistas del Régimen, Cámaras de Comercio, empresas publicas, etc. ).

-Sistema Judicial no independiente y lento.

-Sociologicamente nos parecemos mas a Sudamérica que a Europa (Populismo, costumbres, horarios, educación, aspiraciones, etc.).

-Millón y medios de parásitos, que viven directamente de la Casta Política.

-5 millones de inmigrantes sin calificación.

-Falta de modelo energético, industrial, territorial, policial y nacional.

-Por cosas como estas: Mayor índice consumo cocaína del mundo. Menor tasa fertilidad del mundo. Segundo mayor déficit comercial del mundo. Mayor índice fracaso escolar de Europa. Botellón. Mayor paro juvenil de Europa. País con mayor dependencia exterior de energía de Europa

-Y sobre todo: por nuestra Historia.

* Ángel R. García escribió este artículo, como indica el título, en septiembre de 2008.