El empecinamiento ha dañado la “res publica”

EL EMPECINAMIENTO HA DAÑADO LA “RES PUBLICA”

04.11.2016

Federico M. Rivas Garcia – Doctor en Derecho

 

Referido a España, tiempo después del 20D, como ciudadano, me “mojé” y dije en las redes sociales que la única solución viable era la de un gobierno del PP en minoría.

A pesar de lo que dije y habiendo vivido lo que ha ocurrido, tengo que confesar que no creía yo que el entonces Presidente del Gobierno en funciones fuera tan empecinado. Tampoco creía que lo fuera también el entonces Secretario General del PSOE. Pero lo cierto es que o por uno o por el otro, o mejor, en plural, por unos o por otros, hemos visto que se ha perdido casi UN AÑO, tiempo que no volverá, poniéndonos los ciudadanos nerviosos y produciéndose un daño, veremos cuándo es reparable, a nuestra estimación de la actividad política, de los partidos y a nuestra valoración de las personas que se dedican a ella.

Si no había otra solución que aceptar que uno u otro cediera, para cualquier acuerdo de gobernanza, ¿dónde está el patriotismo de los que se les llena la boca cuando lo pronuncian? O ¿dónde está el poner por encima de todo el bien de los ciudadanos de los otros? O ¿dónde está la humildad, el deseo de trabajar en el gobierno o en la oposición para mejorar la patria, nuestra querida tierra?

Ciertamente los ciudadanos estamos muy dolidos. El curar estas heridas morales va a dilatarse en el tiempo. La “res publica” ha sufrido.

Sólo si, como consecuencia de ese gobierno en minoría, todos, el PP (cuyo presidente no quiso apartarse a un lado), el PSOE (cuyo Secretario General ha tenido que ser apartado), los aprendices de políticos (que no se conforman con que las cosas se queden como están y dicen que “pueden” cambiarlas saliendo a la calle) y los partidos más cercanos, en los territorios con algún sentimiento identitario, se ponen a trabajar y a colaborar, tomando decisiones sobre asuntos que previamente han sido debidamente estudiados por expertos (no por aprendices no competentes [que es lo que son la mayoría de los diputados]), debatidos en profundidad y consensuados, transformando en disposiciones legales ese trabajo, podremos perdonar tamaña vergüenza que hemos tenido que pasar.

Si son nuestros servidores ¿por qué no han servido al país y a sus ciudadanos? Más bien, se han servido a sí mismos en beneficio de los partidos que representan, o a sus propias personas, pensando en su poltrona o en las ventajas que dentro de su partido o en el gobierno de España podrían llegar a obtener.

Si sabemos en esta época de luces que nunca nadie tiene la verdad objetiva y que sólo existen aproximaciones a la verdad, a la expresión de la realidad. ¿Por qué todos han actuado “ex catedra” arrogándose infalibilidad? Por egoísmo. Porque pensaban que para sus intereses partidistas o personales les iba mejor.

¿A estos tenemos que dejar la gobernanza pública?

El privilegio de gobernar un país se debe dejar para los mejores y porque uno tenga las iniciales MRB no asegura que lo haga ni Muy, ni Requetebién, ni Bien.

Y los mejores no son los que “la” ven venir y esperan a que “escampe”, o a que se “pudra”, o a que se cure por sí sola la herida. Los mejores tampoco son los que no quieren pactar con los que más votos han obtenido, porque con ello han permitido una situación insostenible que iba a peor. Ni tampoco son los mejores los que “cuanto peor mejor “, porque así habrá excusa para la revolución de la nueva política y vendrá el cambio; habrá excusa para incitar a salir a la calle a hacer democracia de pancarta y manifestación, tratando hacer ver un poder que las urnas no les confirieron.

Después de la investidura todos debemos estar atentos a cómo se desarrollan las cosas pues la oposición, toda la oposición, tiene el deber de hacerla de modo responsable y razonable.

La solución a los problemas de España no tiene 17, ni 50 o 52 alternativas, sino pocas, pues vivimos en la UE con normas y Directivas que cumplir, en un mundo de libre mercado, con acento social, y para gobernarlo debemos preocuparnos por la economía del bien común y no por la que acentúa las diferencias. Evitando los grandes errores que todos conocemos y que llevan a una desigual distribución de la riqueza y que se resuelven con una acertada política fiscal que la redistribuye, la cual se tiene que desarrollar a nivel de la UE para que sea efectiva, al resto de cosas, de problemas, estoy seguro que todos darán una solución semejante.

Así que lo que hace falta es que no se enzarcen en discusiones peregrinas y se pongan a trabajar como si estuviéramos en una emergencia, colaborando todos, aportando ideas todos, respetando todos, las ideas de los demás. El tiempo perdido se tiene que recuperar. Se tiene que estimular el crecimiento mediante el consumo por medio de poner a disposición financiación adecuada y suficiente.

Hace falta tener confianza en el futuro. Si la hay también hay actividad, hay puestos de trabajo; si hay trabajo la recaudación fiscal crece y se puede dedicar mucha parte del presupuesto a otras cosas necesarias que no sean las prestaciones o ayudas por desempleo. Aunque el gasto público siempre tiene que ser eficiente. Los que lo deciden no pueden ser derrochadores manirrotos como lo han sido unos y otros.

Todos debemos ponernos las pilas, confiar en un cambio de actitud, en que tanto los sinvergüenzas, como los estafermos, así como los egoístas que piensan en su propio partido y sillón; los que mienten al pueblo ofreciendo cosas irrealizables (muchos son), los populistas, y todo el pueblo, nos vamos a poner a trabajar duro confiando en el futuro.

Sólo si los políticos hacen trabajo bien hecho, podremos perdonarles el daño que han hecho a la cosa pública.

Somos buenos, tenemos iniciativa, estamos preparados, somos trabajadores y hemos aprendido la lección y no vamos a consentir que la clase política eche a perder nuestro futuro. Nosotros pondremos todo nuestro corazón en ello, pero si fuera necesario, para eso están una moción de censura, los votos o los tribunales.

, , , , , , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: