Caminando por la calle

CAMINANDO POR LA CALLE

Frederic M. Rivas Garcia. Doctor en Derecho

11.10.2016

(Publicado en el Periódico Mediterráneo)

Con el deseo de mantenerme en forma a pesar de la edad, cada vez camino más por la calle; obviamente por las aceras de las calles. Y recuerdo eso que me enseñaron de pequeño en la escuela en la cartilla de “urbanidad” de: llevar a las señoras y a los mayores por el interior, es decir más cerca de las casas; ir siempre por la acera de la derecha según la dirección en la cual yo voy; y si acaso voy un tramo por la acera de la izquierda en el sentido de mi marcha, hacerlo por mi mano derecha, que siempre es la parte de la acera más cercana a la calzada, cuando voy por donde no debo (por la acera de la izquierda).

Y observo que todo ello no se practica. Incluso, haciendo eso, es decir, yendo tú por la acera de la derecha en el sentido de tu marcha, y por la parte de la derecha de la acera, es decir la parte más interior de la misma, más cerca de las casas, te desafían mirándote a la cara, los que vienen por delante, que van por la acera de su izquierda, y, además, por la parte izquierda de la misma, según su marcha, que es por donde tú vas a pasar, que es tu derecha: y… ¿a ver quién se aparta?

No sé si es mala educación, grosería, ganas de fastidiar o desconocimiento de las normas de circulación de peatones en la ciudad.

Bueno, pero, ¿qué hago, me aparto yo y dejo que gane el grosero, o insisto en caminar según las normas? Es necesario ser equilibrado incluso en estas cosas, pues depende de quién venga por delante, y así actúo. Hay que ceder, a veces, tu derecho para poder convivir mejor, haciendo lo bueno para con otros, haciéndoles más cómoda la vida, en lo que de ti dependa. ¿Quién sabe si se acordarán de mi cortesía y cuando yo precise de su ayuda me la darán? Eso no quiere decir que yo no deba caminar por donde toca.

Pero por hacer un poco de docencia y por si el que lee esto no lo sabe, así como también para evitar que esto que digo se confunda con una opinión mía, personal, copio a continuación las normas que aplican a la circulación peatonal por las ciudades y las aceras, extraídas del Reglamento de Circulación, texto consolidado del BOE que incluye la última modificación de 18 de julio de 2015 actualmente en vigor.

Artículo 121. Circulación por zonas peatonales.

Excepciones.

  1. Los peatones están obligados a transitar por la zona peatonal, salvo cuando ésta no exista o no sea practicable; en tal caso, podrán hacerlo por el arcén o, en su defecto, por la calzada, de acuerdo con las normas que se determinan en este capítulo (artículo 49.1 del texto articulado).
  2. Sin embargo, aun cuando haya zona peatonal, siempre que adopte las debidas precauciones, podrá circular por el arcén o, si éste no existe o no es transitable, por la calzada: a) El que lleve algún objeto voluminoso o empuje o arrastre un vehículo de reducidas dimensiones que no sea de motor, si su circulación por la zona peatonal o por el arcén pudiera constituir un estorbo considerable para los demás peatones. b) Todo grupo de peatones dirigido por una persona o que forme cortejo. c) El impedido que transite en silla de ruedas con o sin motor, a velocidad del paso humano.
  3. Todo peatón debe circular por la acera de la derecha con relación al sentido de su marcha, y cuando circule por la acera o paseo izquierdo debe ceder siempre el paso a los que lleven su mano y no debe detenerse de forma que impida el paso por la acera a los demás, a no ser que resulte inevitable para cruzar por un paso de peatones o subir a un vehículo.
  4. Los que utilicen monopatines, patines o aparatos similares no podrán circular por la calzada, salvo que se trate de zonas, vías o partes de éstas que les estén especialmente destinadas, y sólo podrán circular a paso de persona por las aceras o por las calles residenciales debidamente señalizadas con la señal regulada en el artículo 159, sin que en ningún caso se permita que sean arrastrados por otros vehículos.
  5. La circulación de toda clase de vehículos en ningún caso deberá efectuarse por las aceras y demás zonas peatonales.

Resumiendo:

  • El peatón debe circular por la acera de la derecha en el sentido de su marcha y si temporalmente no lo hace, debe ceder el paso a los que lleven su mano derecha.
  • No hay que pararse en las aceras hablando, sin tener en cuenta que se impide el paso y que se hace bajar de la acera.
  • Los que van en monopatines, patines o aparatos similares, como no deben ir por la calzada, pueden circular por las aceras, pero a paso de persona.
  • Las bicicletas no deben circular por las aceras, pues es un vehículo, y la circulación de vehículos por ellas está prohibida.
  • Si llevo bultos o, empujo o arrastro un vehículo de reducidas dimensiones que, si voy por la acera constituye un estorbo importante para los otros peatones, puedo y ‘debo’ ir por la calzada, con las debidas precauciones.
  • Cuando vamos caminando un grupo dirigido por una persona (ejemplo un grupo de turistas conducido por un guía), que también suele molestar al resto de peatones, también pueden ir por la calzada, en lugar de por la acera.
  • Y también un impedido que vaya en silla de ruedas con o sin motor, a velocidad del paso humano, también puede ir por la calzada.

Espero no ver bicicletas por la acera, que nadie me desafíe a que me aparte cuando voy por mi derecha, no tener que bajar de la acera porque haya un grupo hablando en ella e impidiendo el paso, o porque haya un grupo de turismo sénior o júnior, o porque alguien lleve grandes bultos o arrastre alguna bicicleta o similar.

Si es así, me continuará encantando caminar por las aceras de la ciudad, para mi salud y satisfacción.

 

, , , , ,

  1. #1 por Julio Nieves el 13 octubre, 2016 - 9:11

    Ay, señor Rivas! El tema que plantea usted nos lleva, una vez más, a la existencia de “las dos Españas”. Calma, que no voy a remontarme a los años 30-40 sino e una época muchísimo más próxima. Me refiero a los españoles que hemos recibido formación en la asignatura de urbanidad y los que no.
    Si somos políticamente correctos, cosa que cada día me molesta más, como los que hemos recibido esa formación somos menos, desde un punto de vista estrictamente democrático nos veremos privados de nuestro derecho de pasear sin ser arrollados por vándalos y vándalas en diferentes estados de (de)formación.
    Hasta que no consigamos asumir que la buena educación es un lujo a nuestro alcance que dignifica a las personas, mal iremos.
    Por las aceras y fuera de ellas.
    Un abrazo fuerte y gracias por su reflexión.
    Julio Nieves

  2. #2 por Félix del Pozo López el 11 octubre, 2016 - 21:38

    Federico, me ha gustado tu artículo, interesante, muy interesante. Vivimos unos tiempos donde lase normas de urbanidad no existen….yo te diría más seguro , pero seguro, que un porcentaje muy elevado de viandantes, relacionan “urbanidad”, con urbanismo. Sencillamente lo que predomina es “que pasa tio”. En fin, c,est la vie…..o no….Es lo que la condescendencia nos lleva o no o es una desgeneracion general y la urbanidad no es nada comparado con la inmensidad del océano de la desvergüenza general…..pues si. Un abrazo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: