SOBRE EL REPARTO DEL CAPITAL Y LAS RIQUEZAS. XXII. Desigualdades y concentración

XXII.- Desigualdades y concentración

26.04.2015

Federico Rivas García. Doctor en Derecho

En nuestro artículo anterior finalizamos con una tabla que daba la desigualdad total (conjunta) de los ingresos (trabajo y capital) en el tiempo y el espacio que, probablemente sorprendería a muchos. Más sorprenderá conocer la distribución de dichas desigualdades entre cada una de sus componentes: la desigualdad de los ingresos del trabajo y la desigualdad de la propiedad del capital.

Para que entendamos la comparación, si se tratara de una igualdad perfecta, cada grupo percentil tendría que recibir el equivalente a su parte en la población, es decir, en cuanto a la retribución del trabajo, los 10 % que ahora son los mejor pagados, deberían recibir exactamente el 10 % de los ingresos, cuando según la columna de la tabla 7.1 “desigualdad media” correspondiente a Europa de los años 2010 perciben el 25 %; y los 50 % que ahora son los peor pagados, deberían recibir el 50 %, cuando en la realidad perciben el 30 %. Lo mismo se podría decir de la tabla 7.2 respecto a la propiedad del capital, aunque aquí el 10 % más rico, en la Europa del año 2010 posee el 60 % y el 50 % más pobre sólo posee el 5 % del capital.

A la vista de esto podemos imaginar en qué dirección va a ir la acumulación. Pero veamos las tablas y reflexionemos sobre ellas pensando en términos de lucha entre percentiles, en lugar de lucha de clases, y en la extrema desigualdad que existe en la propiedad del capital; hechos éstos que el velo púdico de las publicaciones oficiales, como las de la OCDE no puede evitar que descubramos. Piketty dice que las relaciones inter-deciles o ratios, como el ratio P90/P10, que usa la OCDE, es la relación de suelo de ingresos correspondiente al 90º percentil de la distribución y el suelo correspondiente al 10º percentil, de modo que si hace falta pasar de 5000 euros mensuales para formar parte del grupo de los 10 % más ricos y estar debajo del suelo de 1000 euros mensuales para entrar en el grupo del 10 % más pobre, entonces se dirá que la relación inter-decil P90/P10 es igual a 5 que, aunque pueda ser útil, olvida totalmente tener en cuenta la parte del total que se lleva cada uno de los deciles.

2015.04.26 Piketty T 7.1

Traducción: Tabla 7.1 La desigualdad total de los ingresos del trabajo en el tiempo y el espacio

Parte de los diferentes grupos en el total de los ingresos del trabajo; Desigualdad débil (=países escandinavos, años 1970-180); Desigualdad media (=Europa 2010); desigualdad fuerte (=Estados Unidos 2010); desigualdad muy fuerte (=Estados Unidos 2030?)

Los 10 % más ricos “clases superiores”

De los cuales: el 1 % más rico (“clases dominantes”)

De los cuales: el 9 % siguiente (“clases acomodadas”)

El 40 % del medio “clases medias”

El 50 % más pobre “clases populares”

Coeficiente de Gini correspondiente (indicador sintético de desigualdad)

Lectura: en las sociedades en las que la desigualdad de los ingresos del trabajo es relativamente débil (como los países escandinavos en los años 1970-1980), el 10 % mejor pagado reciben en torno al 20 % de los ingresos del trabajo, el 50 % menos bien pagado entorno al 35 %, y el 40 % del medio en torno al 45 %: El coeficiente de Gini correspondiente (indicador sintético de desigualdad que va del 0 a 1) es de 0,19. Ver anexo técnico.

2015.04.26 Piketty T 7.2

Traducción: Tabla 7.2 La desigualdad de la propiedad del capital en el tiempo y el espacio

Parte de los diferentes grupos en el total de los ingresos del trabajo; Desigualdad débil (jamás observada; sociedad ideal?); Desigualdad media (=países escandinavos años 1970-1980); Desigualdad media-fuerte Europa 2010); desigualdad fuerte (=Estados Unidos 2010); desigualdad muy fuerte (=Europa 1910?)

Los 10 % más ricos “clases superiores”

De los cuales: el 1 % más rico (“clases dominantes”)

De los cuales: el 9 % siguiente (“clases acomodadas”)

El 40 % del medio “clases medias”

El 50 % más pobre “clases populares”

Coeficiente de Gini correspondiente (indicador sintético de desigualdad)

Lectura:

En las sociedades caracterizadas por una desigualdad “media” de la propiedad del capital (como los países escandinavos en los años 1970-1980), el 10 % más rico en patrimonio detentan en torno al 50 % de los patrimonios, el 50 % menos ricos en torno al 10 % y el 40 % del medio en torno al 40 %. El coeficiente de Gini correspondiente es de 0,58. Ver anexo técnico.

A la vista de estos datos se ve que las desigualdades frente al trabajo son desigualdades muy importantes, pero las desigualdades respecto al capital son desigualdades extremas. En efecto hay dos mundos, en estas dos tablas.

La cuestión central aquí está en la justificación de las desigualdades, más bien que en la amplitud de las mismas: Un mundo de rentistas no separado y cada vez más mezclado con el de los cuadros dirigentes, y el resto de la humanidad.

¿Acaso el alza de las desigualdades, la explosión de las desigualdades, especialmente americanas, desde los años 1970-1980 es una parte de las causas de la crisis financiera y económica presente todavía? Piketty contesta que no tiene ninguna duda que el alza de las desigualdades ha tenido como consecuencia fragilizar el sistema financiero mediante la casi estagnación del poder adquisitivo de las clases populares y medias, lo que no hizo más que incrementar la tendencia a un endeudamiento creciente de las familias modestas.

Apoya su punto de vista en la amplitud de las transferencias de ingresos nacionales (en el caso americano) del orden de 15 puntos de ingresos nacionales, que ha tenido lugar entre el 90 % más pobre y el 10 % más rico desde los años 1970.

Además la subida de los súper salarios, especialmente para los cuadros dirigentes, en forma de bonus, primas y el ejercicio de las stock-options ha jugado un papel muy importante en el incremento de las desigualdades salariales.

Volveremos de nuevo a las desigualdades de los ingresos del trabajo pero adelantaremos en el conocimiento de las desigualdades de la propiedad del capital, lo que, en definitiva, es como hablar del mérito y de la herencia, que tiene efecto a largo plazo. Son éstos principios básicos de la democracia y de la economía, en el entorno en que nos movemos.

 

 

 

, , , , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: