SOBRE EL REPARTO DEL CAPITAL Y LAS RIQUEZAS. XIII. Sobre la deuda pública

XIII.- Sobre la deuda pública

15.02.2015

Federico Rivas García. Doctor en Derecho

 

Supongamos un gobierno que acumula déficits del orden del 5 % de PIB cada año, durante 20 años, por ejemplo, para pagar una masa salarial importante en las fuerzas armadas o para invertir en armamento para las mismas: al cabo de 20 años la deuda pública suplementaria así acumulada será igual al 100 % de PIB.

Si suponemos que el gobierno no busca devolver el principal y se contenta con pagar cada año los intereses, entonces, si el tipo de interés es del 5 %, necesitará cada año pagar el 5% del PIB a los poseedores de la deuda pública suplementaria, y esto, hasta la noche de los tiempos, según plantea Piketty.

Y una cosa semejante es lo que le pasó al Reino Unido en el siglo XIX, pues durante un siglo, de 1815 a 1914, el presupuesto británico estaba sistemáticamente en superávit primario muy importante, es decir, que los impuestos recaudados sobrepasaban sistemáticamente los gastos, con un superávit de varios puntos del PIB, superior, por ejemplo, a todos los gastos de educación, a lo largo de este período. Pero este excedente permitía solamente financiar los intereses pagados a los poseedores de deuda pública, pero sin repagar el principal: la deuda pública británica nominal quedó estable alrededor de mil millones de libras esterlinas durante todo este período.

Fue, final y únicamente, el crecimiento de la producción interior y de los ingresos nacionales británicos (cerca del 2,5 % por año entre 1815 y 1914) lo que permitió, al fin de un siglo de penitencia, reducir fuertemente el endeudamiento público, expresado en un porcentaje de los ingresos nacionales.

¿A quién beneficia, entonces, la deuda pública?

Para Piketty esta experiencia histórica es fundamental por varias razones. En principio permite comprender por qué los socialistas del siglo XIX, comenzando por Marx, desconfiaban de la deuda pública, y la veían como un instrumento al servicio de la acumulación de capital privado.

Además, en esta época, la deuda pública pagaba un alto precio no sólo en el Reino Unido sino en todos los demás países, incluida, particularmente, Francia. El endeudamiento público en Francia aumenta fuertemente desde 1815-1816 para financiar el pago de los ejércitos de ocupación, de nuevo en 1825 para financiar los famosos “mil millones de los emigrados” pagado a los aristócratas exilados durante la Revolución francesa, para compensarles por las redistribuciones de tierras realizadas en su ausencia. El total de la deuda equivale ya en esos momentos al 30 % de los ingresos anuales nacionales. Después de la guerra franco-prusiana en 1870-1871 el estado francés se tiene que endeudar de nuevo para pagar una transferencia a Alemania equivalente aproximadamente al 30 % de sus ingresos anuales nacionales. Al final, en 1914 la deuda pública se encuentra a un nivel más elevado en Francia que en el Reino Unido: entorno al 70 – 80 % de los ingresos nacionales, de modo que el Estado distribuye cada año en intereses el equivalente al 2 – 3% de los ingresos nacionales (o sea, más que el presupuesto de Educación nacional de la época) y estos intereses permiten vivir a un grupo social muy sustancial.

Pero en el siglo XX se desarrolla una visión totalmente diferente de la deuda pública, fundada sobre la convicción de que el endeudamiento podría, al contrario, ser un instrumento al servicio de una política de gasto pública y de redistribución de la riqueza en favor de las clases sociales más modestas.

La diferencia entre las dos visiones es muy simple, dice Piketty: en el siglo XIX la deuda se pagaba a un precio muy alto, lo que era una ventaja para los prestamistas y actuaba en refuerzo de los patrimonio privados; por el contrario en el siglo XX, la deuda se diluía en la inflación y se amortizaba o devolvía en moneda “falsa” (en el sentido de que tenía mucho menor poder adquisitivo).

Hay que hacer notar, según Piketty, que esta redistribución por medio de la inflación ha sido mucho más fuerte en Francia que en el Reino Unido, pues en Francia, entre 1913 y 1950 la tasa de inflación media ha sido de más de un 13 % anual, es decir, una multiplicación de los precios por 100. La consecuencia para el Estado francés es que, a pesar de una fuerte deuda pública inicial (cerca del 80 % de los ingresos nacionales en 1913) y de déficits muy elevados durante el período 1913-1950, en particular durante los años de guerra, la deuda pública francesa se encuentra en 1950 a un nivel relativamente bajo (cerca del 30 % de los ingresos nacionales), casi igual que en 1815. En particular, los enormes déficits de la Liberación fueron casi inmediatamente anulados por una inflación superior al 50 % anual durante los cuatro años de 1945-1948. Así que se saldan las cuentas del pasado, y se comienza a reconstruir el país con una deuda pública pequeña.

En el Reino Unido las cosas se hicieron, según Piketty, de forma diferente, mucho más lentamente y con menos ardor. Entre 1913 y 1950, la tasa de inflación media sobrepasa apenas el 3 % anual, es decir una multiplicación por tres (más de treinta veces menos que en Francia), y aunque esto representa un expoliación no despreciable para los rentistas británicos, inimaginable en el siglo XIX hasta la Primera Guerra mundial, no obstante es claramente insuficiente para impedir la enorme acumulación de déficits públicos durante los dos conflictos mundiales, pues el Reino Unido, se movilizó al completo para financiar el esfuerzo de guerra, incluso rehusando el recurso a imprimir billetes, hasta tal grado que el país se encuentra en 1950 con una deuda pública colosal, superior al 200 % del PIB, mucho más elevada que en 1815.

Hará falta esperar a la inflación de los años 1950-1960 (más del 4 % anual) y sobre todo a la de los años 1970 (cerca del 15 % anual) para que la deuda británica caiga a un nivel del orden del 50 % del PIB.

Expuestos por Piketty, los hechos, con relación al Reino Unido y a Francia, de estos dos últimos siglos XIX y XX, hay que reconocer que este mecanismo de redistribución por medio de la inflación es extremadamente poderoso y ha jugado un papel histórico esencial en los dos países, especialmente durante el siglo XX, pero este mecanismo no puede funcionar de modo sostenido, pues desde el momento en que la inflación deviene permanente, los prestamistas exigen una tasa de interés nominal más elevada, y el alza de los precios no tiene los efectos indicados. Y ello, sin contar que una inflación elevada tiende a acelerarse por sí misma sin cesar (una vez el proceso está lanzado, es difícil de pararlo) y puede producir efectos difíciles de controlar (unos grupos sociales ven sus ingresos grandemente revalorizados, y otros mucho menos). Recordemos los años 1970, un decenio marcado en los países ricos por una mezcla de inflación elevada, de incremento del desempleo y de una relativa estancación económica (la “estanflación”), a partir de los cuales, se desarrolló entre los economistas un nuevo consenso en favor de una inflación débil.

De modo que, de nuevo, preguntamos: ¿a quién beneficia, la deuda pública? Intentaremos llegar a una respuesta entendible en una próxima ocasión.

 

, , , , , , , , , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: