SOBRE EL REPARTO DEL CAPITAL Y LAS RIQUEZAS. IX. Las etapas del crecimiento económico

Las etapas del crecimiento económico

18.01.2015

Federico Rivas García. Doctor en Derecho

 

La progresión económica sobre el conjunto del período 1700-2012 es exactamente del mismo orden que el crecimiento de la población: 0,8 % anual, de media, es decir, multiplicada por 10 en tres siglos. Los ingresos medios a nivel mundial son actualmente de 760 euros por mes y por habitante; en 1700, eran inferiores a los 70 euros por mes, es decir, al mismo nivel que en los países más pobres del África subsahariana de 2012.

En Europa occidental, en América del Norte o en el Japón, los ingresos medios han pasado de apenas más de 100 euros por mes y habitante en 1700 a más de 2500 euros por mes en 2012, es decir una multiplicación por más de 20. Aunque en realidad la progresión de la productividad, de la producción por hora trabajada, ha sido más elevada aún, pues la duración media del trabajo por habitante ha disminuido mucho, dado que todas las sociedades desarrolladas han dedicado, a medida que se enriquecían, menos tiempo al trabajo y más al tiempo libre (menos jornada de trabajo, más vacaciones, etc.) y, concretamente, esta evolución se ha realizado casi toda ella en el siglo XX.

Aunque, para entender el significado de este incremento es necesario compararlo con los niveles de precios de los diferentes bienes y servicios en vigor en cada momento.

El esquema general es el que distingue los bienes industriales (la industria), para los cuales el incremento de la productividad ha sido mucho más rápida que la media de la economía, tanto que sus precios han disminuido en relación con la media de los precios; los bienes para alimentación (la agricultura y ganadería), para los cuales la progresión de la productividad ha sido continua y determinante durante un muy largo período, pero menos rápida que la de los bienes industriales, tanto que sus precios han evolucionado casi como la media de los precios; y finalmente los servicios, para los cuales el crecimiento de la productividad, generalmente, ha sido relativamente débil, o incluso nula, y para los cuales los precios han aumentado más rápido que la media de los precios.

Pero hay que notar que en todo esto hay una gran diversidad de situaciones en el interior de cada sector económico. Además los modos de vida y las estructuras de los presupuestos familiares se han ido modificando radicalmente, y la progresión del poder de compra varía tanto, siguiendo la de los bienes considerados, que la cuestión de establecer una cifra media no tiene mucho sentido, pues el resultado depende de las ponderaciones escogidas y de las medidas de la calidad, difícil de establecer puesto que la comparación se hace a través de varios siglos.

Ello no obstante, no pone en duda la realidad del crecimiento, pues está claro que las condiciones materiales de la existencia se han mejorado de modo espectacular desde la revolución industrial, permitiendo a los habitantes del planeta alimentarse, vestirse, desplazarse, informarse, cuidarse, y otras cosas más, mucho mejor.

El caso de los servicios merece mención especial, pues en este sector la productividad ha aumentado muchísimo menos, dicho de otro modo, en el que el poder adquisitivo, expresado en servicios, es en el que menos ha aumentado. El ejemplo que pone Piketty es el de un corte pelo que necesita casi igual tiempo de trabajo que al principio del siglo XX, tanto es así que el precio de un peluquero ha sido multiplicado por el mismo coeficiente que el salarios de los peluqueros, el cual ha progresado al mismo ritmo que el salario medio y que los ingresos medios (en una primera aproximación).

Las etapas o cambios en el reparto de la fuerza de trabajo en los tres sectores de la actividad económica, en que se divide tradicionalmente, ha sido la que se indica en la tabla 2.4 en la que se dan los datos para el empleo por sectores de actividad en Francia y en los Estados Unidos, para el período 1800-2012

2015.01.18 Piketty T2.4

Traducción: El empleo por sectores de actividad en Francia y en los Estados Unidos, 1800-2012, (en % del empleo total), Agricultura, Industria, Servicios. Lectura: en 2012, la agricultura representó 3 % del empleo total en Francia, contra el 21 % para la industria y el 76 % para los servicios. La construcción -7% del empleo en Francia en 2012, así como en los Estados Unidos- ha sido incluida en la industria. Fuentes: ver Piketty.

Hay que darse cuenta de que la división tradicional de los tres sectores, primario (agricultura, ganadería), secundario (industria) y terciario (servicios) con el actual reparto del nivel de empleo en cada uno de sus senos, no tiene sentido, puesto que, precisamente, el enorme agregado servicios, en el cual radica la mayor parte de la mejora de las condiciones de vida, representa el 80 % de la fuerza laboral. Por lo tanto será interesante conocer cómo se subdivide este bloque, y Piketty informa que los servicios de sanidad y educación representan el 20 % del empleo en los países desarrollados, y que todo le hace pensar que esta proporción va a continuar incrementándose, dada cuenta del continuo progreso de la medicina y del desarrollo de la enseñanza superior. Los empleos del sector comercio, hostelería, restauración, ocio y turismo, en típica progresión, también representan un 20 % de la fuerza laboral, incluso en algunos países el 25 %. Por otra parte, los servicios a las empresas (consejo, contabilidad, diseño, informática) junto con los servicios financieros e inmobiliarios (APIs, seguros y bancos), junto con los transportes, se acercan a otro 20 % del empleo total. Si, además, tenemos en cuenta los servicios estatales (administración general, justicia, fuerzas y cuerpos de seguridad, fuerzas armadas, etc.) que están cerca del 10 % del empleo total en la mayor parte de los países, se llega a los 70-80 % anunciados en las estadísticas oficiales.

Si además vemos la gráfica 2.5 a continuación

2015.01.18 Piketty G2.5

Traducción: Gráfico 2.5. La tasa de crecimiento de la producción mundial total desde la Antigüedad hasta 2100. Vertical: Tasa de crecimiento de la producción total. Globos: Tasas de crecimiento observadas, Previsiones (escenario central). Pie de gráfica, Lectura: la tasa de crecimiento de la producción mundial ha sobrepasado el 4 % de 1950ª 1990. Si el proceso de convergencia continúa pasará a estar por debajo del 2 % de aquí a 2050. Fuentes y series: ver Piketty.

Nos podemos preguntar, ¿es esto el fin del crecimiento? La cuestión es que aunque diversos países y continentes han tenido crecimientos muy importantes, lo cierto es que en cuanto a crecimiento económico no proveniente del demográfico, en la historia no se halla ningún caso, de ningún país, que estando en la frontera tecnológica mundial, haya superado el 1,5 % de crecimiento duradero.

No cree Piketty que el crecimiento en el futuro supere el 1,5 % anual en los países ricos, más bien estará entre el 0,5 y el 1,2 %, aunque ello dependerá del ritmo de innovaciones a venir, así como de la fecundidad de las mujeres y el crecimiento poblacional.

¿Acaso un crecimiento, por ejemplo, del 1 % anual, sostenido en los años, no tiene su importancia? Esto es algo que veremos en artículos posteriores.

 

 

, , , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: