Las donaciones no transparentes a los partidos políticos

Las donaciones no transparentes a los partidos políticos

Federico M. Rivas García. Doctor en Derecho

26.05.2013

 

Alguien ha adelantado hoy que el Juez Bermúdez de la Audiencia Nacional manifiesta en el programa “Salvados” de Jordi Évole que la financiación ilegal de los partidos políticos no es delito sino falta administrativa. Es una continuación de lo que ha sido el tema más tratado por los medios de comunicación, el caso de los papeles de Bárcenas con los “sobresueldos”, o sueldos en sobres, para los dirigentes del Partido Popular. Pero curiosamente nadie habla del dinero fuera del circuito económico (dinero en B, en “negro”) que tienen que generar las compañías para pagar a los “Bárcenas” que parten y reparten y se quedan con la mejor parte.

Aplicando el caso a todos los partidos, porque la financiación de los partidos políticos es un problema para todos ellos, cosa que traté en mi artículo intitulado “Cómo deberían financiarse los partidos políticos” en este mismo Blog, ciertamente me sorprende, porque es evidente, que además de un comportamiento nada transparente, poco ético y, probablemente, en algún caso hasta defraudatorio por parte de los partidos, no se hable del claramente delictivo (por los importes que se manejan) por parte de las compañías que aportan el dinero, las donaciones, “las comisiones” o, claramente, “los sobornos” en lo que respecta a la generación del dinero para ser usado en estos menesteres, más allá del tanto de culpa por la corrupción o prevaricación que podría comportar.

En efecto para poder “donar” o entregar un dinero, haciéndolo fuera del circuito económico para que no tenga transparencia fiscal, hay que conseguirlo. Para ello, de todos es conocido que se podrían utilizar varias maneras, entre compañías mercantiles:

  • Por la vía de los ingresos, vender por más precio del declarado fiscalmente y cobrar esa diferencia en efectivo. Esto comporta que el comprador haya generado dinero “negro” previamente para poder pagar dicha diferencia de manera no transparente, dinero “negro” que se transfiere al vendedor.
  • Por la vía de los gastos o compras, comprar o gastar por mayor precio del que, en realidad, se tiene que pagar. Esto comporta que se inflen los precios de las facturas recibidas, no pagando realmente ese diferencial aunque a los efectos de la contraparte se debe dar por pagado el importe total, con lo que contablemente gana más esa parte (el prestador de los servicios o vendedor), por el mayor precio, pero no cobra la diferencia y mantiene en contabilidad pendiente, en caja o en la cuenta del cliente, el importe a cobrar hasta que se da por no cobrable y se pasa a pérdidas, aunque durante dicho lapso de tiempo las contabilidades de las dos compañías no coinciden; o, más bien, se pasa directamente a pérdidas, cosa que puede ser perfectamente rastreada por parte de auditores internos, externos y por la inspección de Hacienda. Aunque también podría ser cancelado el importe pendiente de cobro por un ingreso de dinero procedente de la caja B que tendrá que tener generado previamente la propia compañía que factura. En este caso el dinero “negro” se transfiere al comprador.
  • En ambos casos se trata de pasar de una compañía a otra, dinero “negro” que está fuera del circuito. Y también se trata de hacer asientos contables sin soporte documental o de veracidad.

En todos los casos mediáticos, actuales y de tiempos pasados, por los importes que se barajan y por los impuestos que gravan las transacciones en la base de las operaciones, se daría el delito fiscal tanto por IVA como por IS.

Pero habría otro medio de conseguir dinero que sin ser fuera del circuito, sin ser negro, puede ser donado, aunque con los límites de la legislación, a los partidos políticos, que sería la vía de la donación como consumo de renta propia por parte de los particulares:

  • El donante se incrementa o le incrementan su retribución en la parte correspondiente para que, después de pagados sus impuestos, quede neto el importe que pretende donar, y eso pueden hacerlo las compañías a personas (directivos y empleados) de su confianza que vayan, en efecto, a hacer esas donaciones. Se trata de aumentar su renta disponible, la cual habrá pagado impuestos y que será consumida, en parte, en el importe de la donación a los partidos, de modo dirigido por las compañías.

Y finalmente por la vía de los préstamos o créditos otorgados por Bancos y Cajas de Ahorros, que pasado el plazo de vencimiento y los años, no pueden ser devueltos, que se condonan y se regulariza su importe pasándolo a pérdidas, cosa que no se haría con cualquier otra entidad deudora, sino que se la perseguiría hasta sus últimas consecuencias. Esta ha sido la vía utilizada por los Bancos y Cajas. Banqueros y cajeros han tenido presos a los partidos con estas donaciones encubiertas.

Algunos partidos políticos solicitan de sus miembros que donen al partido importes no sólo en forma de cuotas, sino también de parte de sus retribuciones. Alguien tendría que explicar la práctica del partido en cuanto a cómo se hacen por parte de los parlamentarios y de todos los que cobrando de los Presupuestos Generales del Estado en su calidad de cargos políticos electos o cargos de designación, las declaraciones de las donaciones de una parte de sus retribuciones al partido político que los sostiene, así como las declaraciones del propio partido.

 

Me sorprende que cosas tan obvias no las saquen a colación, no las investiguen ni periodistas, ni fiscales ni jueces instructores, ni el Tribunal de Cuentas en cuanto a los partidos.

Me sorprende que ante tamaño engaño ningún partido político tome la iniciativa para que se cambie la legislación a fin de que todas las donaciones a partidos se hagan con luz y taquígrafos y libremente por quien quiera. Con ello se evitaría la defraudación al fisco, se evitaría que el dinero se quedara en manos de personas en lugar de partidos y se conocería el costo real que conlleva sostener a los partidos políticos y sus presupuestos de forma veraz; así como las retribuciones de los que cobran de los partidos.

Demasiados intereses creados, clientelismo, incompetencia y poder acceder al pesebre, quizás, lo impidan.

 

 

, , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: