Los intelectuales se devanan los sesos

Los intelectuales se devanan los sesos

Federico M. Rivas García. Doctor en Derecho

03.03.2013

 

Los intelectuales se devanan los sesos tratando de indagar en las soluciones para la crisis, y en las diversas situaciones que se dan durante la misma.

Francesc Carbonell Trías, Catedrático de Organización Económica Internacional de la UAB  decía el otro día en una entrevista en Radio Nacional de España, en el programa “En días como hoy”, que difícilmente pueden hacer de locomotoras económicas, para ayudar a salir de la crisis, países como USA, Alemania o China, si no están dispuestos a asumir un déficit, importando mucho más que exportan.

Esa afirmación me dio mucho en qué pensar, pues USA con su déficit comercial tan grande, difícilmente puede hincharse más su globo, viviendo de imprimir más y más billetes de dólar; Alemania con su ortodoxia de no gastar más que lo que tiene, no creo que esté dispuesta a ello; y finalmente China con su acumulación de cantidades ingentes de divisas, usadas para dar poder al Estado a través de inversiones estratégicas en el exterior para conseguir el mayor control geopolítico del planeta, pero sin estimular el consumo interno que tiraría de las importaciones y, por tanto, de la economía mundial.

Henry Kamen, del que conozco su obra desde 1965, hace mucho tiempo, con su famoso título La Inquisición Española, vuelto a publicar en 2004, y de nuevo en 2013, es un historiador británico hispanista (http://es.wikipedia.org/wiki/Henry_Kamen), que publicó el pasado viernes 1 de marzo de 2013 en la página 23 de El Mundo en la sección Otras Voces, Tribuna / Sociología el artículo titulado “Honor y corrupción”, interesante ensayo sobre la máxima “dime de qué presumes y te diré de qué careces”, aunque sin citarla, porque basa su enfoque en que aduciendo el honor en una relación se tiene la excusa para el engaño, la falta tanto de lealtad como de honestidad. Afirma perlas tales como que “la confianza en el honor en lugar de la ley es una característica fundamental de la sociedad mediterránea. El honor pone el estándar del individuo por encima de las normas de la sociedad, porque el honor es un sustituto de la ley”; y se pregunta “¿por qué las personas más honorables de la sociedad –políticos, banqueros, empresarios, policías, abogados- son los mayores culpables de corrupción? ¿Qué ha ocurrido para que la corrupción sea tan generalizada en España? …. La corrupción en esta escala no sería tolerada en ninguna otra nación occidental, sin embargo, aquí no sólo es generalizada sino también abiertamente aceptada…… ¿Qué ha pasado con el honor español para convertirlo en escudo de corrupción?”

En el artículo se señala que Transparencia Internacional informó respecto de 2010 que “Grecia, Italia, Portugal y España ‘muestran graves déficits en la rendición de cuentas del sector público, y tienen arraigados problemas de ineficiencia, negligencia y corrupción’”, aunque el Mediterráneo no es el único lugar donde campa la corrupción, pues el mismo informe para 2012 señala que Bulgaria y Rumanía siguen siendo la mayor preocupación, a pesar de que como exige la Unión Europea han promulgado numerosas leyes contra la corrupción, pero, según el informe, “’esta ráfaga de actividad legislativa no ha estado acompañada por la adopción generalizada de las normas, acciones y comportamiento ético’”. Es como dijo Tácito “cuanto más corrupto es el Estado, más numerosas son las leyes” incluso contra la corrupción.

Concluye diciendo que corrupción es un fenómeno moral y no sólo una cosa de funcionarios y políticos.

Si así es, como lo creo, la cuestión está en la formación, en la educación, en los principios inculcados por padres y educadores, los cuales han fracasado estrepitosamente. Aquí el listo es, el tramposo, el sinvergüenza y el ladrón, con tal de que no le pillen.

Guillermo de la Dehesa y Juan José R. Calaza se plantean utilizar las matemáticas con la Ley de Benford y la aplicación de teorema de Hoeffding para verificar el contenido, aparte del que pueda suministrar la Justicia, de las supuestamente cuentas paralelas a las oficiales del PP, supuestamente de la autoría del extesorero Luís Bárcenas y ello para que de un análisis estadístico de los asientos se puedan aceptar, por reflejar la realidad, o rechazar, por considerarlo manipulados. Es un artículo en el diario Levante EMV en la página 8 de EMV > Opinión, del 3.03.2013, intitulado ¿Fraude contable? Bárcenas y la ley de Benford.

Los autores señalan que “el matemático Miguel Lacruz utilizó los datos que se observan en los asientos de la columna de entradas de la supuesta contabilidad del señor Bárcenas y, apoyado en la metodología de Nigrini, llegó a la conclusión de que no hay conformidad entre los datos y la ley de Benford. En consecuencia, el profesor Lacruz considera que la contabilidad del señor Bárcenas es una manipulación”. Pero “el ingeniero vigués Fernando Pérez-González, también profesor, entró en el debate negándole validez probatoria a la conclusión anterior, habida cuenta que los datos no cumplen alguna condición necesaria”.

Los autores afirman que los datos son insuficientes para un análisis estadístico riguroso basado en la ley de Benford, pero suficientes para la aplicación del teorema de Hoeffding. Sugieren que alguien haga el trabajo; probablemente si alguien lo hiciera tendríamos el resultado mucho antes que ninguna decisión judicial que, por supuesto, es mucho más lenta e, incluso, podría decirse, menos científica.

Michael Pettis, Catedrático de Finanzas en la Universidad de Pekín, en un artículo en el diario ABC del 3.03.2013 en la página 24, en la sección De Cierre, intitulado ¿Cuánto más va a durar la crisis?, con el subtítulo ‘La deuda crece rápidamente en Europa, haciendo el problema cada vez mayor’, explica que en los años 1980 y 1990 con la crisis del endeudamiento en Latinoamérica se vio que la crisis no se podía solucionar sin una condonación, pero los bancos acreedores no contaban, salvo el JP Morgan, con capital suficiente para absorber las potenciales pérdidas de Latinoamérica, de modo que el resultado fue que los grandes bancos extranjeros y sus gobiernos ganaron tiempo para permitir que los bancos recuperasen su capital, obligando a los gobiernos de Latinoamérica a aguantar los sufrimientos que provocaban a sus países las medidas restrictivas que llevaban a crecimientos negativos, y no fue hasta 1990 cuando se inició una senda de condonación de deudas que retomó la senda del crecimiento.

El autor sostiene que algo parecido está sucediendo en Europa. Muchos países, entre ellos España, no pueden pagar su deuda y, peor todavía, la deuda crece, haciendo que el problema de la deuda empeore de año en año, porque, como dice, “la misma crisis hace que trabajadores, negocios y políticos se comporten de un modo que hace que la deuda crezca”.

“Los políticos insistirán, como han hecho durante los últimos 3 años, en que la economía dejará de contraerse y que pronto volverá a crecer, pero no parecen saber mucho de la historia de las crisis…”

“¿Cuánto más puede durar este sufrimiento? Si los bancos europeos, especialmente los alemanes se salen con la suya, esta agonía se prolongará hasta que hayan reconstruido su capital a nivel suficiente para permitirles reconocer sus pérdidas. Por desgracia, esto requerirá mucho tiempo, quizás una década. Hasta entonces los países deudores en Europa tendrán que sufrir un calvario económico, un alto paro, y una creciente desestabilidad política.”

Hay que resolver pues el problema de la deuda. Ese debería ser el problema en el que deberían estar inmersos los gobiernos y las instituciones europeas.

A la vista de estos ejemplo, buenos cerebros estudian, plantean, retoman propuestas de soluciones, pero, claro, los políticos van por otra vía: algunos no entienden porque no tienen formación –no son competentes, otros no están de acuerdo con las propuestas porque van contra su ideología y, finalmente, otros se quedan parados para ver si los problemas se resuelven solos.

, , , , , ,

  1. #1 por phone directory el 19 marzo, 2013 - 0:01

    One day, four months into the courtship, Irina came home all excited because Tony
    proposed. Do not jump to any conclusions unless the
    number shows up repeatedly. ” These once-common American phrases are apparently headed for the dust heap of history, along with “That and a dime will get you a cup of coffee.

  2. #2 por Ramón el 3 marzo, 2013 - 22:39

    Todo es muy cierto, pero también es ciero, que los tiempos de pensar en tan grande han pasado. son tiempos de pensar en el suma y sigue, con honradez, y nuevos pequeños proyectos, que ejen a parcados el todo vale, y cunatos mas migos mejor, en búsqueda del pelotazo rápido, que estos resultados nos ha traido, bajo la apariencia del éxito y los resultados que han demostrado ser con el tiempo, de tan dificil solución, pues mucho estaba apoydo en el ahorro que se habia lograado y un ambbiente generalizado de opulencia, y sociedad en solo creciemto no era tal, pues una vez cortado el cr´dito no ha seguido igual crecimiento.

  3. #3 por Lorenzo Montón Mayer el 3 marzo, 2013 - 14:24

    Muy interesantes las tres reflexiones.

    Yo subrayaría la afirmación de “cuanto más corrupto es el Estado, más numerosas son las leyes, incluso contra la corrupción”.
    Creo que a mayoría estaríamos de acuerdo en que nos sobran muchísimas leyes y que lo que verdaderamente hace falta es tener sólo unas pocas y sencillas, pero que se hagan cumplir…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: