Las pequeñas capitales y provincias quedan siempre relegadas

Las pequeñas capitales y provincias quedan siempre relegadas

01.04.2012.

Federico Rivas García. Doctor en Derecho

Vivo toda mi vida en Castellón, nací en un pueblo de la provincia, en Soneja, y desde la edad de dos años vivo en la ciudad de mis amores: un pueblo grande (lo era antes) ahora ya casi una capital suficientemente grande (para nosotros que la hemos conocido pequeña y en la que casi sabíamos quienes eran todos los vecinos) pues tiene 180.690 habitantes según el censo de 2010. Pero la provincia entera sólo tiene 604.344 habitantes.

Castellón, ciudad liberal por excelencia, casi autárquica; con orgullo de su cultura, de su capitalidad cultural: aquí se habla más y mejor la lengua propia, el valenciano (nuestra forma de decir catalán). Con iniciativa para la industria: es la provincia con mayor producción cerámica; para la exportación: véase nuestro mirar a Europa y al mundo desde el siglo XIX, e incluso antes, con su producción naranjera, vitivinícola (vino Carlón) y la suministradora de toda la cordelería, maromas y jarcias para todas las marinas de guerra del mundo.

¿Y qué quiere decir eso? Pues que Castellón se conforma consigo misma. Pero, ciertamente es la gran olvidada. Siempre nos han hecho llegar tarde a todas las cosas: a las infraestructuras modernas, a las rondas, a las autovías, al aeropuerto, al AVE, al Corredor mediterráneo.

El dinero que había, o que no había pero que se dispuso, se gastó para las obras faraónicas del Metro, de la Ciutat de les Arts i les Ciències, de l’Oceanogràfic, la nueva terminal del Aeropuerto de Manises, de la Fórmula 1, todo ello de Valencia; o de la Ciudad de la Luz (estudios de cine), del parque temático Terra Mítica, la nueva terminal del aeropuerto de Alicante el Altet, inaugurada y, por supuesto, en funcionamiento desde 2011. Y un largo sinfín de muchas cosas más.

Todo el tiempo que en Castellón gobierna el Partido Popular la reivindicación a favor de que se pongan al día en inversiones, infraestructuras y apoyo al desarrollo económico ha sido la bandera. Pero no gobernando o sí el mismo partido en la Comunidad autónoma o en el Estado, lo cierto es que la bandera de la reivindicación sólo ha sido eso, una reivindicación, una excusa para volver a prometer que se conseguirían las cosas necesarias, al final una reivindicación eterna porque nunca se concedía lo reivindicado.

Lo curioso es que esa misma bandera reivindicativa la han usado los dos partidos mayoritarios, cuando han gobernado en la ciudad o no, cuando hacían campaña para las elecciones autonómicas o estatales. Pero Castellón siempre quedaba olvidada, sus infraestructuras si comenzaban, se dilataban en el tiempo  durante varias legislaturas. Estímulos, dinamización económica: ninguna.

Y todo ello porque parece que los 400.000 votos que son los que pueden ejercer el derecho de sufragio del total de 600.000 habitantes no tienen suficiente importancia ni para unos ni para otros. También hay que tener presente las abstenciones, alrededor del 25 %, de modo que los votos computables son unos 300.000 de los cuales unos 250.000 votan al PP y al PSOE.

Los resultados de las elecciones de noviembre de 2011 fueron los siguientes:

Partido Escaños Votos
PP 3 156544 52.87 %
PSOE 2 87461 29.54 %
EUPV-EV 0 15641 5.28 %
UPyD 0 11980 4.04 %
COMPROMÍS-Q 0 11857 4 %

El resto hasta el 100 % fueron pequeñas formaciones. Hay que señalar que además que de entre de esos, cada partido mayoritario ya tiene los de siempre, con lo que el vuelco hacia una parte u otra no va mucho más allá de 60.000 votos.

¿Para qué preocuparse, pues, por 60.000?

Alguien puede sacar como consecuencia que dado que nunca hemos conseguido que se acuerden de nosotros y, probablemente, nunca se acordarán, habría que hacer una reflexión profunda si son los partidos mayoritarios los que, de verdad, aunque manden allá, en Valencia, o más allá, en Madrid, pueden acordarse de nosotros, porque finalmente escuchen a nuestros representantes elegidos (dentro de esos partidos) que sí se preocupan por su circunscripción. Pero este es otro tema que habría que estudiar separadamente.

Lo que sí me da cierta ilusión es la noticia de la elección de Ximo Puig como Secretario General del PSPV. Es alguien muy cercano a nuestras comarcas, es muy de aquí, es querido por muchos, por casi todos. Así que nos anima la nueva y recién estrenada etapa del PSPV – PSOE.

Y esto se junta a la, incluso, más importante etapa del PPCV con Alberto Fabra al frente de él, al frente del Consell que ha tomado las riendas, y bien que se nota.

Dos castellonenses que pueden hacer que Castellón y provincia no quede relegada como siempre. Ha llegado la hora. Si no es ahora, está claro que no será nunca.

Ánimo pues a Alberto Fabra y, en lo que pueda, a Ximo Puig, para luchar, defender y tener presentes las comarcas y la capital de Castellón.

,

  1. Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: