Los funcionarios

Los funcionarios

Federico Rivas García. Doctor en Derecho

04.03.2012

Lo tenemos que reconocer. La mayor parte de la población sueña con ser funcionario. ¿Por qué, es por vocación, qué ventajas ven? Las ventajas que a nivel individual pretende conseguir el que aspira a ser funcionario son:

  • la seguridad del puesto de trabajo, pues difícilmente van a echarlo de allí
  • una jornada de trabajo bastante reducida en cuanto a horas totales y un buen horario, en general, continuo, que permite en el caso de necesidad conciliar la vida laboral y la familiar. También permite tener otro trabajo y ganarte un segundo sueldo.

Se podrían enumerar muchas más ventajas, la posibilidad de promoción, los días para asuntos propios, moscosos o circulares, para cursillos de formación, y muchas más. Pero la principal ventaja ¿?, si acaso lo es, es dormirte en los laureles. Ya no te tienes que preocupar, tienes la vida asegurada, aunque no seas muy diligente ni te quieras esforzar mucho. Es una vida muelle en la que te puedes dormir si quieres. Y, claro, todo esto es algo que todo hijo de vecino puede llegar a desear. Mis padres también me lo hicieron desear y a mis 16 años ya estaba opositando a Auxiliar de la Administración del Estado. No sé si decir ¡menos mal que no lo conseguí!, porque de este modo he llegado a ser lo que soy, o ¡qué lástima que no lo conseguí!, pues no me hubiese tenido que esforzar tanto. Ciertamente que si hubiese llegado a ser funcionario probablemente no hubiera llegado a mi actual nivel intelectual, de formación o, incluso, social. No lo sé. Lo que sí es cierto que por la falta de exigencias de los que controlan los servicios de la Administración, por la propia ley del menor esfuerzo (que no sólo es aplicable al lenguaje), o por la propia falta de disciplina, de imponerse retos y metas, uno mismo, los funcionarios están en el subconsciente de todos nosotros como los que trabajan poco, salen a menudo del trabajo para hacer cosas propias, los mantenemos todos nosotros y los servicios que prestan no son de suficiente calidad. Quiero indicar que probablemente la responsabilidad primera no es los propios funcionarios sino de sus jefes, sus controladores, sus organizadores. Lo que pasa es que sus jefes tampoco tienen suficiente interés propio, porque lo que es de todos no es de nadie. No quiero centrar este artículo en criticar a unos u otros, pero ¿a quién no le ha ocurrido que habiendo ido a un Ayuntamiento, a la Seguridad Social o al Juzgado, a determinada hora hay que esperar que el funcionario vuelva de tomar el café, o vuelta de tomar el bocata, o de haber hecho la compra? Hay que reconocer que los funcionarios tienen el mismo incentivo para trabajar que el ciudadano en la antigua Rusia Soviética. ¿Por qué tengo que hacer más que el otro, si él gana lo mismo que yo? O “no hagas tanto, pues nos exigirán que lo hagamos los demás”. En lugar de haber una retroalimentación positiva, ésta es negativa. No hay incentivo ni a hacer más, ni a hacerlo mejor, ni a aportar soluciones a los problemas (que lo hagan los jefes) ni a denunciar lo inadecuado (no sea caso que se me caiga el pelo), de modo que como funcionario me sumo en el sopor, tratando de pasar lo mejor que puedo el tiempo que me queda hasta la hora en que salga del trabajo, pues es entonces, fuera del trabajo, con mis otras cosas, cuando encuentro el incentivo, el reto, la ilusión y la alegría de vivir. Esto no puede ser. Habría que ayudar a la función pública y a los empleados públicos a ser más felices, trabajando más y mejor, ilusionados por el reto de servir al ciudadano y por costar a la Administración lo menos posible no por su retribución escasa sino por su eficiencia y productividad. Seguro que esto es algo que todos deseamos, incluso los funcionarios y empleados públicos, aunque hayan entrado en su puesto de trabajo por las ventajas egoístas señaladas arriba. No pretendo hacer enfadar a nadie pues sé, me consta y conozco a centenares de funcionarios y empleados públicos que son de lo más eficientes y se hallan, no solo involucrados, sino comprometidos con su labor. A todos ellos les veo su vocación de servir, sí de servir en la función pública. Por lo tanto a los nuevos funcionarios o empleados públicos que entren habría que valorar su vocación. No puede ser que el absentismo de cualquier tipo sea superior en la Administración que en la empresa privada y lo es. En definitiva son empleados de todos los contribuyentes que son los que pagan sus sueldos.

,

  1. #1 por Ramón el 4 marzo, 2012 - 14:45

    La realidad es la ques es. ya Aznar quiso cambiar esto y no pudo. Volvemos a la película de Cantiflas. “Su excelencia el embajador”, donde un adormilado registrador de un local público, es increpado por el usuario, y el funcionario le contestas “por la mañna descanso, por la tarde es cuando no vengo”.
    Así son las cosas y no cambian con un post de blog. Cambiarían las cosas, si en una diputación, nohubiera mas asesores que diputados. No se si hay que quitar a los diputados y dejar a los asesores, y nos ahorramos un sueldo. Si con un absentismo laboral del 30% en educación, este no fuera suplido, con “la no formación de nuestros niños”, con personal interino, de semanas o meses, sustituyendo a unos y otros, pues con un catarro, se puede quedar una semana en su casa, y no tiene repercusión alguna, o con un embarazo, nacer el bebe en febrero, y ya no regresar hasta septiembre al centro educativo (mientras en la empresa privada te pueden llegar a decir si puedes o no estar en el nacimiento de tu nuevo hijo- vivido en persona-) sin irse a esos ejemplos conocidos, de por ser la novia, el amante, la amiga o la esposa/o, familiar de , se le da a quien sea un puesto de ayudante de…, incluso de Diputado, y suelen comentar que van muy extresados, pues en un momento tienen tres visitas y en toda la semana han sido 10, pero les da para ir al centro comercial, en jornada laboral a realizar sus gestiones, pues por la tarde es su horario personal. ¿Cuantos políticos de primera linea son funcionarios en excedencia? ¿Cuantos han sido liberados sindicales? ¿Cuantos han sido o son solo políticos? ¿Son estos los que tienen que tomar las decisiones que vayan en el sentido de la productividad y el afan de trabajo?

    Cosas que a veces también ocurre en la empresa privada. ¿Cuantas veces he conocido a compañeros ir a visita médica por la mañana, teniendo libre por la tarde? ¿Cuantas veces, es un esfuerzo estar a las 9 de la mañana, mientras se lo dicen al que está a las 8 y su horario es un tal full time?

    Llegado el momento, y salvo casos excepcionales como el suyo, la pelea ordinaria, te pide el buscar algo donde la vida no nos pase de largo, sin tiempo para saber que ocurrió en ella. La empresa privada es un mundo. Un mundo lleno de satisfacciones y dolores a veces, un tanto ajenos al propio empleado.

    La empresa pública es un microclima ajeno a las complicaciones, y bien remunerado la mayoría de veces sin grandes emonumentos, donde si puedes, te permite una estabilidad, ascenso, hacer lo que quieres en horario de tarde, formarte mas, seguridad, vida familiar,…. y al final, una buena pensión de jubilación, sin contar los derechos a centros de descanso, descuentos, planes de pensiones, médicos privados, matriculas con reducciones, etc. Un microclima traducido en calidad de vida.

    Siempre hablamos de compaginar lo familiar con lo laboral. Del funcionario público en su defecto, pero habría que plantearse, no solo el porqué de las críticas al funcionario, el prorque de esa dejadez aparentemente general, el porque de la falta de soluciones y el porqué muchos aspiren a ser funcionarios.

    Habría que preguntarle a esos 5,5 millones de personas en España sin trabajo, y a los usuarios de los servicios públicos.

    • #2 por Frederic Rivas el 4 marzo, 2012 - 14:57

      Muy buen comentario con el que concuerdo plenamente

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: