Una solución muy esperada a la crisis europea

Parece que, finalmente, si Alemania y Francia se ponen de acuerdo (los demás países de la zona euro sólo somos meros comparsas [por culpa nuestra]) en un pacto fiscal, es decir, en una fiscalidad común y en una autoridad fiscal europea en modo Ministro de Economía europeo o Súper Comisario con poderes para intervenir en los presupuestos antes y después de su aprobación por los parlamentos nacionales, para sancionar a los infractores de su ejecución presupuestaria, de los límites de déficit y deuda, incluso para llevarlos al Tribunal de la UE; digo que si se ponen de acuerdo en esto, parece que la solución a la crisis europea de la deuda soberana incardinada en una crisis mundial, así como la crisis del euro, se encuentran en vías de solución.

Dados los supuestos anteriores se permitiría que el BCE pudiera actuar con plenos poderes en el mercado de la deuda y se convertiría en una FED europea: que tiene como objetivos no sólo la estabilidad monetaria, sino también el estímulo y control del crecimiento económico.

Así se podría poner en marcha la máquina de imprimir billetes y de dar barra libre al crédito para iniciar la senda de la recuperación y el crecimiento. Así los alemanes ya no temerían la inflación, la terrible súper inflación que los dejó marcados en el periodo entre guerras. Miedo que según un premio Nobel no deberían tener, pues la ampliación de la masa monetaria en un periodo de crisis no desvaloriza la moneda, como ya indiqué en un artículo anterior; pero que por sus fantasmas, no tan ancestrales, la ven como la madre de todos los males.

Pero ¿cómo puede ser malo algo que se utiliza para crecer? Estoy de acuerdo que una inflación descontrolada y galopante es como un caballo desbocado. Pero el libre mercado, en el que putativamente creemos, utiliza la inflación como método de llevar a cabo el estímulo necesario para ajustar los desequilibrios entre oferta y demanda. Subir los precios es inflacionario (pues con el mismo dinero compramos menos) pero es estimulador para poner a empresarios a trabajar para poder fabricar más y ampliar la demanda que hará bajar precios (lo que es deflacionario).

Ciertamente que casi siempre y casi todos los países han jugado con el déficit presupuestario, que es inflacionario, para estimular el crecimiento. Y más cierto es que no se puede vivir durante largo tiempo por encima de las posibilidades. Así que se deberían suceder periodos de déficit con periodos de superávit, salvo que queramos adelantar el disfrute de lo que no podemos tener, elevando así artificialmente nuestro nivel de vida, mediante poner una carga (el importe de la deuda y su sostenimiento, los intereses) que deben soportar los que nos sucedan a costa de rebajar su propio nivel de vida.

Por lo tanto algunos se tendrían que preguntar si es progresista o de izquierdas el reducir el nivel de vida de nuestros hijos y nietos.

Ya escucho que alguien dirá que esto es lo mismo que comprar máquinas invirtiendo en la fábrica a costa de endeudarnos, pero que nos permitirá fabricar más y a mejor costo, lo que sin duda permitirá mejorar los resultados de la empresa. Tenéis razón. En este caso eso es cierto. Pero no lo es en una grandísima parte del gasto del Estado, sea gasto corriente en funcionarios o inversiones cuyo retorno no se puede cuantificar ni en cantidad ni en el tiempo. Esas inversiones se deben hacer cuando el nivel de vida ya es suficientemente alto, no cuando empezamos nuestra carrera para elevarlo. Nos hemos creído que éramos ricos, nuevos ricos.

,

  1. #1 por Ramón el 12 diciembre, 2011 - 9:12

    Subir los precios es inflacionario (pues con el mismo dinero compramos menos) pero es estimulador para poner a empresarios a trabajar para poder fabricar más y ampliar la demanda que hará bajar precios (lo que es deflacionario).

    Eso pasó con la construcción. Y el efecto, primero fue el contrario y al final, la falta de liquidez de tanta fabricación, dejó la situación actual.

    La solución, ( no siendo nadie en la materia) no es tanto poner en marcha la fábrica de hacer billetes, y crear con ello, una sensación de disponibilidad irreal, que se ha visto en otros momentos de la historia. El control financiero, estupendo, ya que algunas autoridades nacionales, parece que han sabido dar la medicina, pero no prevenir la enfermedad, siendo este parte de su cometido.

    Y toda la razón, con lo de la riqueza. personalmente siempre me he considerado un agricultor con titulos, que muchas veces, no sabía para que servian, pues al final, todo se resume en trabajar dia a dia, hoy, para el mañana. Pero ello es parte de la historia, y la realidad nos indica que debemos volver a construir, aprendiendo de los errores, sin maquinitas ni tiempos pasados.

  2. #2 por Juan el 8 diciembre, 2011 - 23:07

    Buena disponibilidad es la bajada de tipos de interés, y la disponibilidad de dinero para los bancos desde el BCE. ello puede significar, qu los bancos, dejarán de pensar no solo en si mismos, y se facilitará el crédito a proyectos sensatos y con cierto respaldo; y que las familias posiblemente, dispondrán mayor liquidez, entre otras cosas, por la posibilidad de una bajada del Euribor como consecuencia, pero que puede venirse frenada por el incremento del IVA y la incertidumbre que hay instalada en las venas. Lo malo, es que el agujero es tan grande, que nadie sabe, cuanto hilo y aguja hace falta, para coser el traje.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: