¿Una gobernanza económica europea?

Se habla que Alemania no está por la labor de apoyar la creación de eurobonos porque la financiación de su controlado déficit le costaría alrededor de 42.000 millones de euros anuales más, es decir, que el costo de su financiación se elevaría, pues en lugar de que todos los países consiguieran financiarse al tipo de Alemania, lo que ocurriría sería un aumento promediado o ponderado del tipo mínimo que es el que le aplican los inversores a ella.

Por otra parte la “locomotora” no está dispuesta a que los Fondos estructurales sirvan para financiar los déficits de países que no equilibran sus presupuestos y no hacen políticas económicas, financieras y fiscales ordenadas.

Y si, finalmente, acepta un sistema de financiación común será con muchas condiciones: además de lo ya indicado, el que se tengan políticas fiscales coordinadas.

Pero esto último es tanto casi como ignorar la realidad. Los países de la Unión Europea son diferentes, unidos pero diversos, sí, algunos somos periféricos y tenemos más sol, más calor y costumbres que tardaremos tiempo en estandarizar con la UE, al menos hasta la tercera generación, lo que quiere decir otros 30 años, al menos.

Tenemos actividades y áreas económicas que tradicionalmente tinen un peso específico mayor en un lugar que en otro e, incluso, en algún país no existen. El sector primario (la agricultura y la ganadería), el secundario (la industria) y el terciario (los servicios) están mas desarrollados en un país que en otro. Es por eso que me pregunto cómo se pueden coordinar políticas fiscales, si éstas dependen de la economía, tanto los tipos impositivos como los propios impuestos y la importancia de los mismos dentro de la cesta impositiva. Salvo que se quiera uniformizar, cosa que no creo.

¿Acaso la gobernanza económica que se pretende es poner seriedad en las políticas económicas, financieras y fiscales, que falta hace? O pudiera ser que se pretenda que los políticos no vendan la piel del oso a los votantes porque ni son cazadores los que la venden, ni hay oso, ni tiene interés alguno para los posibles compradores y, más bien, hay muchos problemas si se se usan como abrigo. Traducido, que no se puede tener un estado del bienestar que atrae a los sufrientes ciudadanos de países con estado fracasado, o con gobiernos que se preocupan de perpertuarse en el poder como clase política en lugar de hacer algo por su pueblo. Y no se puede tener porque no se puede soportar, porque no hay suficientes trabajadores en la economía real para generar la riqueza que sostenga a los que viven de los impuestos, los funcionarios; a los inmigrantes con plenos derechos en asistencia sanitaria y educación; a los turistas de la salud que vienen a ser intervenidos quirúrgicamente y a que les implanten prótesis; porque tienen la posibilidad de tomar “café” porque algunos creyeron que había para todos.

Quizá la cuestión estriba en que hay que trabajar más, ahorrar, invertir en la economía real para producir más, en lugar de vivir del Estado, del cuento y de la especulación, inmobiliaria o financiera.

Pero como no estoy seguro, esperemos acontecimientos que nos lo aclaren.

  1. Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: