¿Puede fracasar la zona euro?

 

Notaréis que hablo del fracaso de la zona euro, no del euro en sí, porque lo que quiero introducir para debate es el posible fracaso de la economía en la zona euro.

No es que el resto de la UE se encuentre libre de problemas, ni tampoco lo está el resto del mundo, incluidos a la cabeza tanto USA como Japón y China.

Pero de lo que se trata es de reflexionar sobre si la zona euro será capaz de mantenerse unida con una misma moneda, a pesar de que tener una misma moneda parece perjudicar a los países con economías menos potentes, sobre todo, porque el ritmo de actividad económica no es la misma y las políticas económicas de los países no están en consonancia con las actuaciones del Banco Central Europeo por su ucronía; tanto vale decirlo de Jean Claude Trichet como de los ministros de Economía de cada país. En efecto el índice de crecimiento económico no es el mismo en Alemania que en España y otros estados periféricos.

Siendo esto así, quiero decir que al tener cedida la soberanía sobre la moneda al euro, al Banco Central Europeo, es este quien diseña las políticas monetarias que afectan exclusivamente a la estabilidad, es decir a la inflación; y los estados continúan con su soberanía sobre las políticas económicas para las cuales no se dispone del instrumento, de la herramienta, de la política monetaria, la cual no sólo se puede y es bueno utilizar para controlar la inflación sino también para estimular la economía y para corregir las desigualdades que a lo largo del tiempo aparecen como consecuencia de la diversidad de idiosincrasia, entre los países de la Unión, a la hora de hacer trabajo duro y de ahorrar o de vivir del crédito más allá de sus posibilidades reales, de la diversidad de intereses y de las debilidades y fortalezas debidas a la geografía humana y territorial.

En efecto, las economías no están concertadas, no hay una política económica común que podría corregir las desigualdades y los desequilibrios mediante el estímulo compensatorio de políticas de crecimiento económico regional equilibrado.

Y contra los errores de la política económica tampoco se dispone en cada país de la solución drástica de las devaluaciones.

Es por eso que se oyen voces sobre la posibilidad de que alguno de los países de la zona euro se salga de dicha moneda o, incluso de que sea Alemania y algún otro país el que se salga. Ahora va a resultar que los que tenían razón eran los ingleses al no haber querido entrar en la moneda única.

Si ese fuera el caso, evidentemente, la zona euro fracasaría.

En el caso de que fuera Alemania la que se saliera de la zona euro volviendo a su moneda, el “marco”, ésta habría que reevaluarla con respecto al cambio fijo del momento en el que se pasó al euro. Si fueran otros países los que se salieran serían estos, cada uno, los que tendrían que devaluar su propia moneda.

Parece que la primera sea una solución mejor. Alemania está muy por encima de Francia, Italia, de nosotros mismos, España y de todos los demás países de la zona euro, tanto por su población, su PIB, como por sus capacidades. Pero si fuera ella la que se saliera dejaría una zona euro fuera de lugar con una mayoría de países poco disciplinados, malgastadores, poco productivos; esto sería peor que la zona euro actual.

Así que otra solución sería que cada uno de los que no puedan aguantar se salga. Pero ¿les saldrían las cuentas? Algunos expertos dicen que no, que la salida del euro es peor que mantenerse en el euro y soportar las tensiones.

En lo que todos sí parece que están de acuerdo es en coordinar las políticas económicas como solución. Esto se puede hacer de forma complicada, manteniendo bastante o parte de la soberanía sobre la economía; o de forma más sencilla, creando un Súper Ministerio de Economía y Finanzas europeo del que los Ministerios de cada país serían un apéndice (reduciéndolos al tamaño adecuado según las necesidades) que responderían ante el Súper Ministerio de Economía europeo y ante el Consejo Europeo y no ante el gobierno de la nación.

No tengo las ideas claras. Lo que sí sé es que así no se puede continuar, es una situación contra natura. El Banco Central europeo tomando decisiones que perjudican las decisiones económicas de los Ministerios de Economía de algunos países. De modo que hay que darle más facultades al Banco Central Europeo, cual la Fed americana, para que no sea responsable sólo de la estabilidad monetaria, sino también del crecimiento económico;  y hay que crear un Súper Ministerio de Economía Europeo para concertar políticas económicas congruentes a nivel europeo teniendo en cuenta la geografía humana y económica de cada región europea.

  1. Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: