La toma de decisiones no es racional y eso afecta a la justicia. La impronta. La lógica y la moral no siempre son útiles

 

Existen razones naturales que afectan a la toma de decisiones. Las emociones disparadas por las hormonas y los neurotransmisores afectan de modo absoluto a la toma de decisiones. La intuición no es más que una información que está en el inconsciente, en la memoria inconsciente, que sirve de base para una toma de posición, para una decisión inmediata. Por eso no siempre ni la lógica ni la moral son útiles. Y además existen razones físicas para quedar impactados, porque eso es la impronta.

La impronta. La impronta o “imprinting” en los primeros años de vida da cuenta de miedos, preferencias y costumbres entre los humanos. Es la que nos permite recordar con todo detalle lugares y personas de nuestros primeros años de infancia, mientras olvidamos lo que nos ha pasado mucho más recientemente[1].

 Repetir y repetir; en el caso de movimientos físicos nos da técnica, en el caso de acciones más complejas humanas, o comportamientos, nos produce costumbres, en el caso del lenguaje nos produce retención en nuestra memoria.

 William James enfatizó el papel que tenía la adquisición de las costumbres en el comportamiento humano; Edgard Thorndike señaló que los animales repiten acciones que les producen resultados agradables; que es lo mismo que decir de aprender con refuerzos o premios, o de aprender por ensayo y error[2]. Esto nos lleva a considerar la respuesta condicionada que es la unidad del hábito, de modo que las reacciones emocionales pueden estar condicionadas, y Watson probó con sus experimentos que el condicionamiento es no sólo parte del aprendizaje sino el elemento principal.

 La repetición hemos dicho que nos permite alcanzar técnica, pero produce también hábito. Y si en lugar de repetir y repetir, resulta que lo que miramos nos sorprende, esto nos es mucho más interesante, porque la sorpresa es mucho más informativa que lo predecible.

 También hay que señalar que es mucho más fácil aprender a tener miedo a arañas, serpientes, oscuridad, alturas, aguas profundas, truenos o espacios pequeños, porque todas esas cosas –dice Ridley[3]– eran una amenaza para los hombres de la Edad de Piedra, mientras que otras cosas de la vida moderna (coches, pistolas, enchufes, por ejemplo) no provocan esas fobias porque los cerebros humanos están pre-cableados para aprender los miedos que eran relevantes en la Edad de Piedra. De modo que en el aprendizaje hay una parte de instinto; y en el instinto hay una parte de aprendizaje[4]; que es lo mismo que decir que los genes están estrechamente relacionados con la herencia, pero también lo están, y con la misma intensidad, con el ambiente. De hecho, el propio aprendizaje es un instinto que consiste en fortalecer las conexiones que se utilizan más frecuentemente según señala Hebb[5].

 La impronta y la repetición de actos afectaron la génesis y el desarrollo del concepto de lo bueno y lo malo, de la moral y de la justicia.

 Por su parte Boas postuló una naturaleza humana desunida en culturas separadas por las distintas tradiciones[6] en lugar de que todas las sociedades humanas estuvieran constituidas por aprendices de caballeros europeos. En realidad el comportamiento del ser humano le debe mucho a su naturaleza, pero sobre todo le debe mucho a los rituales y a las costumbres de sus compañeros: parece que el humano absorbe todo lo relativo a su tribu.[7]

 La imitación, junto con el lenguaje y la destreza manual es lo que nos hacen adquirir cultura. Primero la imitación y después el gesto manual, ayudaron a la especie humana a adquirir el lenguaje. Es por eso que la zona del lenguaje se halla en el hemisferio izquierdo del cerebro, el mismo lugar donde radica el control motor de los gestos, de los movimientos. Las cosas definidas según su forma[8] son “el sustantivo”; las cosas definidas según su movimiento[9] son “el verbo”.

 La lógica y la moral no siempre son útiles. Cambiemos de pensamiento para introducir alguna otra idea. La historia y las vivencias humanas nos pueden enseñar. Hans Meyer (Jean Améry) es un judío alemán que sufrió el internamiento en el Lager de Ausschwitz junto con Primo Levi judío italiano que sufrió la misma suerte, y ambos coinciden en considerar que la moral en su situación fue un impedimento.

 Levi indica[10] que había que hacer una “relegación a ese desván de la memoria donde se acumula el material que estorba y que ya no sirve para la vida de todos los días. A esa operación eran más proclives los incultos que los cultos. Se adaptaban antes a ese ‘no tratar de comprender’ que era el primer dicho sabio que había que aprender en el Lager. La lógica y la moral impedían aceptar una realidad ilógica e inmoral: de ello resultaba un rechazo de la realidad que, por lo general, llevaba rápidamente al hombre culto a la desesperación. Al contrario, el hombre sencillo, acostumbrado a no hacerse preguntas, estaba a salvo del inútil tormento de preguntarse por qué; además, solía poseer un oficio o una habilidad manual que facilitaba su integración.”

 “El filósofo[11] – dice Améry – podía llegar a la aceptación, pero por un camino más largo. Podía ocurrir que rompiese la barrera del sentido común.” “La fundamental tolerancia espiritual y la duda metódica del intelectual se convertían en factores de autodestrucción. Si las SS bien podían hacer lo que hacían: el derecho natural no existe, y las categorías morales nacen y mueren como las modas”[12].


[1] Mi madre que actualmente (cuando escribía estas líneas originalmente) tiene 92 años recuerda con todo detalle cuando la destetaron, cuando ya podía trasladar una silla para que su madre se sentara y le pedía “popa” y su madre le contestó “ja no hi ha mes popa” (ya no hay más teta, en catalán); mientras que cuando, en la llamada telefónica que diariamente les hago, les pregunto qué han comido o cenado no siempre lo recuerdan. Reconozco que hay razones para creer que la falta de prestar atención a los actos repetitivos y acostumbrados, que se realizan de modo rutinario, y que, por lo tanto, se hacen mecánicamente, es lo que hace que no queden grabados en la memoria.

[2] Ridley, Matt. Qué nos hace humanos, Taurus, Madrid, 2004, p 209.

[3] Ridley, Matt. Qué nos hace humanos, Taurus, Madrid, 2004, p 221.

[4] Ridley, Matt. Qué nos hace humanos, Taurus, Madrid, 2004, p 223.

[5] Hebb, D. O., The Organization of Behavior: A Neuropsychological Theory, LEA, Mahwah, New Jersey, 2002, p 113, 165-170. También editado por Wiley, 1949, según la cita que hace Ridley, Matt. Qué nos hace humanos, Taurus,Madrid, 2004, p 224.

[6] Con lo que concuerdo plenamente.

[7] Sparks, C.S. y Jantz, R.L. “A reassessment of human capital cranial plasticity: Boas revisited”, en Proceedings of the National Academy of Sciences, October 8, 2002, según la cita que hace Ridley, Matt. Qué nos hace humanos, Taurus, Madrid, 2004, p 234.

[8] Referencia espacial.

[9] Referencia motora.

[10] Levi, Primo. Los hundidos y los salvados, Círculo de Lectores, Barcelona 2004, p 492 y siguientes.

[11] El hombre intelectual, filosófico y pensador.

[12] Améry, Jean. según la cita que hace Primo Levi en Los hundidos y los salvados, Círculo de Lectores, Barcelona, 2004, p 493.

, ,

  1. #1 por hemp el 21 julio, 2011 - 4:32

    56-63 n 26 2007 Prensa Cientifica Barcelona.Ridley M. Que nos hace humanos Taurus Madrid 2004.Ofrece una vision integradora y comprensible de la conducta humana a partir de sus causas biologicas genes hormonas proteinas instintos y el medio en el que viven los seres humanos Cultura .Es ideal para que los alumnos comprendan las bases biologicas de su conducta.Ries J. .dijo…….Con esta bibliografia hacemos otra tesis doctoralMuchas gracias!…..

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: