Aprendiendo del desarrollo de los niños. Ontogenia y filogenia.

Como he indicado en comentarios de artículos anteriores, los científicos señalan que los niños tienen un conocimiento intuitivo, al menos, en cuatro áreas de la conducta: lenguaje, psicología, física y biología; y ese conocimiento intuitivo en cada momento en que aparece está relacionado con el estilo de vida de los cazadores recolectores, atrás, muy atrás en la prehistoria.

 De la capacidad para aprender intuitivamente el lenguaje ya hemos hablado.  Hablemos de la capacidad de interpretar los estados anímicos de terceros, de saber lo que piensan otros. Respecto a esto podemos afirmar que a la edad de tres años los niños atribuyen estados mentales a otras personas cuando intentan explicar sus acciones, entienden que los demás tienen creencias y deseos y que éstos tienen un papel causal en su conducta. Esto ha sido descrito como psicología intuitiva, psicología de las creencias-deseos, o teoría de la mente. Los conceptos básicos de creencia y deseo que los niños usan, cualquiera que sea su entorno cultural, no pueden ser construidos o desarrollados desde la evidencia utilizable por ellos en las etapas más tempranas de su desarrollo, sino que derivan de una estructura psicológica innata. Un apoyo a esta teoría es el hecho de que los niños autistas no pueden captar lo que otros están pensando, es decir, no pueden captar el hecho de que otros puedan estar pensando, son como ‘ciegos de mente’.

 Nicholas Humprey[1] arguye que cuando los individuos viven en grupo, y entran en relaciones mutuas cooperativas y competitivas, los individuos con una habilidad para predecir la conducta de otros conseguirán tener el mayor éxito reproductivo. Además, los poderes de la inteligencia social son esenciales para mantener la cohesión social del grupo. Estamos hablando, pues, de habilidades para leer el contenido del pensamiento de los otros, y no hay duda de que a esto se le puede llamar consciencia[2].

La utilidad de esta capacidad lleva a hacer reflexiones respecto del comportamiento de otros tales como: ‘¿es el esperado, o me ha traicionado? ¿Es justo su comportamiento? Ya sabré a qué atenerme en un futuro’.[3]

 Los niños también tienen, nada más nacer, la capacidad de entender que los seres vivientes y los objetos inanimados son fundamentalmente diferentes. Les son inmediatamente reconocibles las nociones de individuo y especie. Por otra parte, todas las culturas tienen el mismo conjunto de nociones respecto a la clasificación del mundo natural, así como todas las lenguas, precisamente, presentan una misma o muy semejante estructura[4]. No hay duda de que hay buena evidencia de que la mente ha especializado un mecanismo para aprender respecto del mundo natural. ¿Podría tal biología intuitiva ser tenida en cuenta en las presiones evolutivas de los cazadores recolectores prehistóricos como C & T nos dan a entender? Probablemente sí, pues el modo de vida de los cazadores recolectores requería el conocimiento más detallado del mundo natural para tener éxito en sobrevivir y reproducirse.

 También hay que considerar la física intuitiva de la que, asimismo, parecen estar dotados los niños, para los cuales no parece que haya problema en entender, de inmediato, las propiedades de los objetos físicos, ni los conceptos de estado sólido, gravedad e inercia. También entienden fácilmente que, así como un perro es un perro esté donde esté y haga lo que haga, la identidad de los objetos, en cambio, depende del contexto, no tienen esencia. Con esta capacidad uno puede desarrollar un conocimiento cultural transmitido respecto a los objetos particulares que se requieren para un determinado estilo de vida.

 Entonces si existen en los niños, casi completamente utilizables desde poco tiempo más allá del momento de nacer, determinados módulos mentales intuitivos, ¿cómo ocurre el mayor desarrollo de la mente? Se acumula la evidencia de que los niños poseen, al menos desde los dos o tres años de edad, una mente compuesta de zonas o módulos específicos. Antes, según Patricia Greenfield[5], hasta la edad de dos años, la mente del niño es como un ‘programa de aprendizaje de propósito general’ que permite que tenga una inteligencia general. Es después, –dice ella- cuando ocurre la modularización. Por lo tanto es solamente después de alcanzar esta edad que ocurre la explosión del lenguaje.

 Los pasos se podrían describir diciendo que desde el nacimiento, la mente es como un programa concebido para un propósito general que permite una inteligencia general. A partir de los dos años de edad se produce la modularización, una mente compuesta de zonas o módulos para usos específicos, algo así como una navaja suiza con sus muchas herramientas específicas. Karmiloff-Smith[6] está de acuerdo con Greenfield en que la modularización es un producto del desarrollo, pero lo fundamental de Karmiloff-Smith es que dice que el contexto cultural en el cual se desarrolla el niño representa un papel importante en la determinación del tipo de módulos específicos que se desarrollarán y esto es debido a la plasticidad del joven cerebro. Ella sugiere que “con el tiempo los circuitos del cerebro son seleccionados progresivamente para diferentes zonas o módulos para el cálculo” y aunque en el Pleistoceno los cazadores recolectores no tuvieran necesidad de muchas matemáticas (de alguna sí, al menos para distribuir el alimento), los niños de hoy pueden, no obstante, desarrollar una cognición especializada en el campo de las matemáticas. Dice que nada más ocurre la modularización, los módulos comienzan a trabajar juntos y surgen pensamientos que combinan el conocimiento previo aprehendido gracias a zonas o campos específicos (módulos) del cerebro. También señala que “el conocimiento llega a ser aplicable más allá de las metas o propósitos especiales para las cuales es usado normalmente” y con ello llega la creatividad. “Parece que a diferencia de los chimpacés, que repiten continuamente sus éxitos y no van más allá del control del comportamiento, los niños humanos espontáneamente buscan entender su propia cognición y esto les conduce a toda suerte de manipulabilidad de representaciones que eventualmente les permite llegar a ser lingüistas, físicos, matemáticos, psicólogos y observadores diestros[7]

 La creatividad, la inteligencia creativa, los artefactos producidos, el arte, parece que contradiga la modularidad del cerebro, pero lo cierto es que lo esencial del pensamiento creativo es la flexibilidad y la fluidez. Para ello es necesario que de una estricta modularidad se pase a una mente moderna altamente creativa mediante el desarrollo de otro módulo especial que Dan Sperber[8] denomina MMR o módulo de meta representación.

 Hasta aquí hemos estado considerando una recapitulación[9] del proceso de desarrollo mental, con la que está de acuerdo Stephen Jay Gould[10], de hecho es una idea suya, que propone que la secuencia del desarrollo de las etapas del cerebro que siguen los jóvenes, su ontogenia, refleja la secuencia de las formas adultas de sus antecesores, su filogenia.

 Podemos resumir diciendo que en la evolución de la mente se han dado tres fases cronológicas:

 Las mentes están dirigidas por una zona de inteligencia general, una suerte de programa de aprendizaje de uso general y de reglas para tomar decisiones.

  1. Las mentes están suplementadas por inteligencias especializadas múltiples, cada una de las cuales está dedicada a un aspecto específico de la conducta y que cada una de ellas puede trabajar aislada de las otras.
  2. Las múltiples inteligencias especializadas trabajan juntas en las mentes y producen un flujo de conocimiento e ideas entre los diversos campos del comportamiento, con flexibilidad y creatividad.

 Esta explicación nos ayuda a entender el desarrollo de la mente, la evolución de la misma, materia en la que profundizaremos a en otros artículos en el futuro.


[1] Según cita de Mithen, Steven. The prehistory of the Mind, Thames and Hudson, London, 1996, p 52.

[2] Uso el término consciencia, con ‘s’, para significar el estar consciente con relación a terceros; y el término conciencia, en su caso, sin ‘s’, para significar lo que de otro modo se podría denominar ‘conciencia moral’.

[3] Aquí encontramos pensamientos respecto de justicia en sentido de evaluación y también en el de valor.

[4] Saussure, Ferdinand de. Curso de Lingüística General, 19ª edición, Editorial Losada, Buenos Aires, 1979.

[5] Greenfield, Patricia. “Language, tools and brain: the ontogeny and phylogeny of hierarchically organized sequential behavior”. Behavioral and Brain Sciences, nº 14, 1991, p 531-95.

[6] Karmiloff-Smith A. Beyond Modularity: A Developmental Perspective on Cognitive Science.  Cambridge MA: MIT Press, según la cita de Mithen, Steven. The prehistory of the Mind, Thames andHudson,London, 1996, p 57.

[7] Karmiloff-Smith A. Beyond Modularity: A Developmental Perspective on Cognitive Science, MIT Press,CambridgeMA, 1996, p 192.

[8] Sperber, Dan. The Modularity of thought and the epidemiology of representations. En Mapping the Mind: Domain Specificity in Cognition and Culture. Editors L.A. Hirschfeld & S.A. Gelman, p 39-67. Cambridge: Cambridge University Press, según la cita de Mithen, Steven. The prehistory of the Mind, Thames and Hudson, London, 1996, p 59.

[9] O vuelta hacia atrás, recordando lo sucedido, dicho o hecho.

[10] Gould, Stephen Jay. Ontogeny and Phylogeny, seventeenth edition 2003, Harvard University Press, Cambridge MA, 1977; Estructura de la teoría de la evolución, primera edición Tusquets Editores, Barcelona, 2004. 

,

  1. #1 por ghio santa olaya el 3 abril, 2012 - 5:00

    muchas gracias su informacion para mi es oro soy estudiante de sociologia en ua de colombia es gran tesoro saber que hiciste estos blogs

    • #2 por Frederic Rivas el 3 abril, 2012 - 6:06

      Es un placer y estoy contento de que te sean útiles. En cuanto a tus estudios, trabaja, trabaja duro.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: