La estructura de la mente y la generación del concepto de justicia

 Del mismo modo que los niños actuales, en el pasado, jóvenes[1] mentes en diferentes partes del mundo fueron adquiriendo información, decidiendo comportamientos y desarrollando culturas que, como señalan los antropólogos, no son una lista de hechos o datos sobre el mundo sino, más bien, formas específicas de pensar y entender. Como una esponja que absorbe, la mente va absorbiendo información que se usa para entender y que ayuda a pensar, y que es la base para decidir el comportamiento, las costumbres, la cultura, la moral y los conceptos abstractos como la equidad y la justicia.

 Thomas Wynn y Jean Piaget[2] apoyan la idea de que las fases del desarrollo mental en los niños reflejan las fases de la evolución cognitiva de los antecesores humanos. Por ejemplo, a la edad de 12 años, los niños desarrollan una inteligencia operacional formal. En esta fase la mente puede pensar sobre objetos y sucesos hipotéticos. Este tipo de pensamiento es absolutamente indispensable para la manufactura de herramientas de piedra como las hachas.

 La idea de que la mente es una esponja vacía[3] que espera ser rellenada es actualmente un concepto aceptado completamente. Pero todavía más interesante es la idea de comparar la mente a un ordenador en el que el cerebro es el hardware y la mente el software o complejo de programas de sistema operativo y de gestión. Aunque nos preguntamos ¿en realidad qué programas procesa?

 Normalmente pensamos en la mente como en un poderoso programa multipropósito al que damos el nombre de “aprendizaje”. Pero la mente no sólo resuelve problemas de la manera que un ordenador lo hace, sino que, además, crea cosas, conceptos. Piensa sobre cosas que no están o no pueden estar “ahí afuera” en el mundo. Esto es casi lo mismo que decir que la mente piensa, crea e imagina.

 Por su parte, Jerry Fodor[4] que es un psicolingüista con ideas muy claras sobre la arquitectura de la mente, propone que la mente está dividida en dos partes, las cuales llama: percepción, o sistemas de entrada de información (Input Systems as Modules)[5]; y cognición, o sistema central (Central Systems)[6]. La primera la forman una serie de módulos independientes y discretos, tales como vista, oído y tacto; incluyendo entre estos sistemas de entrada, al lenguaje. En contraste la segunda, el sistema central, no tiene ninguna arquitectura o si la tiene, permanece desconocida para nosotros y es donde se producen los misteriosos procesos denominados pensamiento, resolución de problemas e imaginación; también es donde reside la inteligencia.

 Este sistema modular está apoyado por las numerosas evidencias que incluyen la aparente asociación con partes específicas del cerebro, y los rasgos característicos de desarrollo del muchacho.

 Fodor dice que la naturaleza de la percepción está intraconstruida en la mente en el momento del nacimiento. Según Fodor, los sistemas de entrada son encapsulados, obligatorios, de operación rápida y materiales. Él los califica de “tontos” y los contrasta con el sistema central “inteligente”. A diferencia de los sistemas de entrada, los procesos de los sistemas centrales no pueden ser relacionados con partes específicas del cerebro.

 Howard Gardner[7] en contraste con Fodor, en la segunda parte de su obra, en los capítulos 5 al 10 explica que hay siete tipos de inteligencia que radican en diferentes partes del cerebro y que tienen su proceso neurológico propio e independiente. Las siete inteligencias de Gardner son la lingüística, musical, lógico-matemática, espacial, cinético-corporal[8] y dos formas de inteligencia personal, una para observar la propia mente y otra para observar el exterior frente a otros. Dedica un capítulo para cada una de ellas salvo las dos últimas incluidas en el último de los citados.

 Mientras que los módulos de Fodor eran absolutamente independientes uno de otro, Gardner enfatiza cómo la interacción de las inteligencias múltiples es fundamental para el trabajo de la mente; las inteligencias realmente interactúan y trabajan unas con y sobre otras.

 Por su parte los psicólogos evolucionistas cuyos líderes son Leda Cosmides y John Tooby[9] arguyen que sólo podemos entender la naturaleza de la mente moderna si la vemos como el producto de la evolución biológica. Dicen que la mente ha sido construida y ajustada en respuesta a las presiones selectivas a las que ha hecho frente nuestra especie durante la historia de la evolución. Indican que la mente humana ha evolucionado bajo las presiones selectivas a las que tuvieron que hacer frente nuestros antecesores cuando vivían como cazadores recolectores. Dado que tal estilo de vida finalizó hace, no más de, una pequeña fracción de tiempo en términos evolutivos, nuestra mente permanece adaptada a tal tipo de vida. Reconocen que hay múltiples tipos de inteligencias especializadas. Estos módulos no sólo proveen conjuntos de reglas para resolver problemas, sino que proveen la mayor parte de la información que uno necesita para ello.

 Sugieren que a causa de que cada tipo de problema a los que tuvieron que hacer frente nuestros antecesores, cazadores-recolectores, tiene una forma única, intentaron resolverlos por medio de utilizar un dispositivo de razonamiento simple que llevaba a muchos errores. Consecuentemente, algunos humanos que tuvieron módulos mentales especializados dedicados a resolver problemas específicos, pudieron evitar los errores y resolverlos más exitosamente.

 También argumentan que los muchachos jóvenes aprenden rápidamente mucho sobre asuntos complejos y les parece increíble que esto pueda suceder a menos que sus mentes no estuvieran ya preprogramadas para ello. Este argumento conocido como “pobreza del estímulo” ya fue utilizado por Noam Chomsky con respecto al lenguaje, en el sentido de preguntarse cómo es posible para los niños aprender tal conjunto complejo de reglas de gramática de una serie limitada de repeticiones de sonidos de palabras escuchados de los labios de sus padres. Chomsky arguye que la mente contiene un “dispositivo de adquisición del lenguaje” genéticamente fijado, dedicado al aprendizaje del lenguaje que contiene un plano o diseño para las reglas gramaticales. Chomsky sostiene[10] que los rasgos universales del lenguaje humano, que son constantes en todo el mundo y en todas las lenguas del mundo más la imposibilidad lógica de que un niño pueda deducir reglas del lenguaje que está escuchando, indican que hay algo innato en la capacidad para adquirirlo, aunque la capacidad de aprender el lenguaje está sometida a un periodo crítico que termina de manera brusca en la pubertad[11]; el meollo está en el aprendizaje de la conversación, pues el lenguaje requiere una impronta, es decir, una capacidad temporal para aprender mediante la experiencia a partir del entorno, que es tanto como decir un instinto natural para absorber el ambiente[12]. Tanto Fodor como Gardner están de acuerdo con este punto de vista. Yendo más allá, C & T se preguntan cómo los niños pueden aprender el significado de las expresiones faciales o de la conducta de los objetos físicos, o cómo pueden atribuir creencias e intenciones a otra gente, a menos que los niños sean auxiliados por unos módulos mentales de rico contenido, dedicados a estas tareas.

 Otro argumento de C & T se conoce como problema marco y está relacionado con la dificultad de tomar decisiones. Si alguno de los cazadores especializó módulos mentales para realizar decisiones relacionadas con la caza, con su propia seguridad y supervivencia frente a animales salvajes, que le prescribían los tipos de información a considerar y cómo procesarla, seguramente prosperó y tuvo mayor éxito reproductivo.

 Es por eso que C & T aseguran que la mente actual tiene una multitud de módulos, y señalan que los módulos evolucionaron también para tareas relacionadas aunque diferentes. En efecto, los módulos para la adquisición del lenguaje bien pueden ser los que utilicemos para aprender a leer y escribir. Lo mismo que podemos utilizar las reglas de la geometría porque usamos el módulo de relaciones espaciales.

 También está el módulo de inteligencia general el cual se usa para el aprendizaje, tal como el aprendizaje asociativo que se da en las pruebas de ensayo con el acierto y el error. Esto está de acuerdo con lo que sucede respecto de la mayor dificultad que tienen los niños en aprender las reglas del álgebra, pues la mente está preadaptada para el aprendizaje del lenguaje pero no para las matemáticas, de modo que éstas se aprenden utilizando las reglas que están dentro del módulo de inteligencia general.

 Dado que tanto los actuales inuit, hombres del Kalahari y aborígenes australianos tienen un estilo de vida muy semejante al que debía imperar en el Pleistoceno y tienen los mismos problemas de adaptación que debieron tener aquellos cazadores recolectores, son una analogía interesante que nos puede ayudar a entender. Todos estos pueblos antiguos de la época actual tienen un pensamiento totémico, piensan de su mundo natural a su alrededor como si estuviera compuesto de seres sociales. Las cosas de la naturaleza son para ellos como sus iguales. Esto nos ayuda a elaborar la idea de que un concepto como el de Justicia se antropomorfizara, haciendo de ella, incluso, una divinidad. Tim Ingold relata que “para ellos [los modernos cazadores recolectores] no hay dos mundos: de personas (la sociedad) y cosas (la naturaleza); sino un solo mundo – un solo entorno – saturado con poderes personales que abarca a ambos, a los seres humanos, los animales y las plantas de las que ellos dependen y el territorio en el cual viven y se mueven”[13].

Esto parece que es lo que también les ocurre a los niños cuya mente compulsivamente antropomorfiza muñecos, personajes de los dibujos, animados o fijos, humanos o animales; así los vemos hablar con animales, objetos, gente que vuela: en realidad un mundo surrealista. Pero esto no podría ser así si los psicólogos evolucionistas están en lo cierto y la mente de los niños está compuesta de módulos mentales ricos en contenido que reflejan la estructura del mundo real. ¿Es verdaderamente así, o hay algo más?

Como se dice en las series “continuará”, para algo parecido a una respuesta esperemos al próximo artículo.


[1] Jóvenes mentes tanto por ser mentes a las que no se les transmitía cultura y, por tanto, estaban por desarrollar, como por su edad.

 [2] Mithen, Steven. The prehistory of the Mind, Thames andHudson,London, 1996, p 36.

[3] Hay que tener presente que la esponja tiene una estructura básica, apta para la absorción o contención de los líquidos. Del mismo modo el cerebro y la mente tienen una estructura previa básica que permite la adquisición de conocimientos mediante la repetición y la memoria.

 [4] Fodor, Jerry. The Modularity of Mind, Cambridge MA: MIT Press, según la cita de Mithen, Steven. The prehistory of the Mind, Thames and Hudson, London, 1996, p 37.

[5] Fodor, Jerry. The Modularity of Mind, MIT PressCambridgeMA, 1983, p 47 y ss.

[6] Fodor, Jerry. The Modularity of Mind, MIT PressCambridgeMA, 1983, p 101 y ss.

[7] Gardner, Howard. Frames of Mind: The Theory of Multiple Intelligences, según la cita de Mithen, Steven. The prehistory of the Mind, Thames and Hudson, London, 1996, p 39.

[8] La necesaria para la coordinación de los movimientos del propio cuerpo como, por ejemplo, de los deportistas y bailarines.

[9] Conocidos como C & T.

 [10] Chomsky, N. según la cita de Ridley, Matt. Qué nos hace humanos, Taurus, Madrid, 2004, p 78.

[11] Ridley, Matt. Qué nos hace humanos, Taurus, Madrid, 2004, p 193.

[12] Ridley, Matt. Qué nos hace humanos, Taurus, Madrid, 2004, p 195.

[13] Tim Ingold, Comment on ‘Beyond the original affluent society’ by N. Bird-David, Current Anthropology 33, 34-47; Tools, Language and Cognition in Human Evolution, Cambridge University Press,Cambridge, 1993. 

,

  1. Howard Gardner, premio Príncipe de Asturias 2011 « Blog Federico Rivas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: