La búsqueda de una salida de la crisis

Esta mañana estaba hablando con Jesús López Flor, Director de Radio Castellón, cadena SER, y mientras degustábamos un café después de otras cosas más alimenticias, hemos estado comparando la crisis económica con la salud.

Del mismo modo que la medicina sin conocer las causas de las enfermedades (quizás demasiado complejas y difíciles de dilucidar) en principio, se ocupa de los cuidados paliativos, es decir, de aplicar analgésicos contra el dolor y el malestar, de controlar la sintomatología, aun sabiendo que no necesariamente por esconderla se cura la gente; y es después de que han transcurrido muchos años desde que el cuidado paliativo funciona, cuando la ciencia entra a investigar las causas, para arreglar, para evitar, para curar, si puede, investigando de lleno el del fondo del asunto … Digo que siendo así en la ciencia de la salud, no tendríamos por qué no aceptar una estrategia semejante en la salida de la enfermedad económica que nos aqueja, la gran crisis del siglo XXI.

Pues en esa direción comento que si, en efecto, los funcionarios tienen la casi completa seguridad de que no se van a quedar sin trabajo, de que van a seguir cobrando sus retribuciones, ¿por qué es que ha bajado el consumo y la inversión también de ellos? Es una cuestión de contagio psicológico.

Venga pues un líder social que nos convenza a todos de que consumir es bueno, de que consumiendo viene la solución a nuestros problemas. Sólo es cuestión de confiar, de tener confianza en el futuro (y ¿por qué no, si el futuro es nuestro?). Si consumimos aumenta la producción, si aumenta la producción aumenta la ocupación, si aumenta la ocupación aumenta la posibilidad de continuar aumentando el consumo y la riqueza.

Sólo falta que un líder nos convenza de entrar en un círculo virtuoso como es el consumo porque tenemos confianza (aunque sólo sea eso lo que tengamos).

Esa es la medicina paliativa que yo sugiero. Búsquese a un líder que nos convenza y tomemos la medicina del consumo y la confianza. Tomémosla todos, no solamente los funcionarios, a quienes antes he aludido.

He repetido tres veces las palabras “que nos convenza” porque opino que es una cuestión psicológica,  y reconozco que no he entrado en el fondo, en la causa, del problema, pero como el paracetamol que no cura pero nos hace sentir bien y nos creemos que lo estamos, así consumiendo parecerá que se arreglan nuestros problemas.

Posteriormente que la ciencia, que los entendidos de verdad, añadiendo la voluntad de los políticos que nos representan, que hablen y decidan las técnicas a aplicar, si ha lugar a entrar en un esfuerzo por cambiar (evidentemente a largo, quizás a muy largo plazo) un poco o un mucho el modelo productivo.

Anuncios

El sistema financiero español

02/10/08 Los medios repiten que nuestro sistema financiero puede aguantar mejor que el de otros países, pero ni indagan ni les interesa hacerlo por qué nuestro sistema financiero está mejor que el del resto de Europa. No dan numeros comparativos de reservas (y aun aplicando las reservas caería la confianza y se retirarían los depósitos) ni el seguro de cobertura del Fondo de Garantía de Depósitos es alto. 

La demagogia sobre el cambio de modelo productivo

03/09/08 Se habla desde todas las instancias, el gobierno, los medios, la universidad, los sindicatos e incluso la patronal. Pero hablar de cambiar el modelo productivo es una falacia, peor, es demagoria, falta de conocimiento y rigor; además se hace satanizando el basado en la construcción. Y lo digo porque, del mismo modo que un individuo tiene características físicas que le permiten obtener mejores rendimientos intelectuales, deportivos o de relación social, así también, los territorios tienen también determinadas características físicas que no debemos olvidar, más bien, potenciar (eso sí) equilibradamente. ¿Acaso queremos competir con Alemania, Francia e Inglaterra, o con otros socios nuestros en la UE en industria pesada? ¿Acaso tienen ellos el sol, las características orográficas, marítimas o gastronómicas que nosotros y nuestro territorio tenemos? ¿Acaso es malo que vengan a disfrutar de ellas y basar nuestro bienestar en la prestación de servicios y en ofrecerles residencias, viviendas, para una temporada mediante el turismo o para cambio de su residencia habitual?
Por otra parte, el cambio de modelo productivo comporta tener éxito comercial (vender el producto) y económico (obtener beneficios) en una nueva área o actividad económica, a la cual no se puede cambiar, a menos que no haya competencia, salvo con productividad, incentivación fiscal y adecuadas infraestructuras y medios personales, de capital y técnicos. Y eso comporta decisiones políticas de estrategia económica y cuesta mucho más tiempo que una generación.
Así que de cambio de modelo productivo sólo habla el que no sabe que, de hacerlo (y no sería malo intentarlo), tardaríamos de 20 a 30 años en recoger los resultados, si tuviéramos éxito.

La baja calidad de la enseñanza

01/12/07 Nadie se atreve a decir que la baja tasa de éxito académico en la educación en España pudiera ser debida a la baja calidad de la enseñanza de los profesores y maestros. Y esto debido a los salarios bajos de los docentes. En el norte de Europa los mejores estudiantes se dedican a la docencia porque la retribución es muy estimuladora.

Lo que no se atreven a decir los medios de comunicación sobre la EDAR de Castellón

22.11.2007 La EDAR de Castellón contamina. Los olores a causa de la contaminación del aire por la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Castellón gestionada por FACSA. Los medios no informan y ni el Ayuntamiento de Castellón ni la EPSAR toman cartas en el asunto y los vecinos de los alrededores, especialmente del Grao, quedan condenados a respirar gas metano, generando problemas de salud en los ciudadanos como consecuencia de alergias y otras enfermedades. 

El complejo de inferioridad de España que los medios de comunicación acentúan

  05.05.2007 Quisiera comentar sobre el sentimiento “mi primo Zumosol” de España respecto de Francia, haciendo los telediarios de TVE desde Francia con motivo de las elecciones a Presidente de la República Francesa, cuando en Francia ignoran olímpicamente todo o casi todo lo relacionado con España. Lo digo de Francia porque yo soy testigo por haber visto los telediarios internos del país vecino, aunque probablemente pase lo mismo con el Reino Unido, Alemania y USA.

  ¿Significa eso que tenemos un complejo de inferioridad pensando que lo que ocurre fuera, en otros países es muy importante, incluso más que lo que ocurre dentro?.

Sobre la financiación de los partidos políticos

17.11.2006 ¡Qué miedo tratarlo! nadie dice nada, y mientras tanto cada uno de los partidos se la monta como puede y, al cabo de los años, antes de prescribir, se descubren sus delitos y trampas, no sólo para financiar ilegalmente partidos sino porque algunos de los administradores del dinero de los mismos han “untado” también su personal y particular tostada.

Los políticos directivos y la poca profesionalidad en las Cajas de Ahorros

17.11.2006 No es de recibo que las Cajas de Ahorros en España sean fuentes de poder y medios para las estrategias de los partidos políticos en lugar de montes de piedad y estímulo económico para empresas en el ámbito local, comarcal o autonómico.

El conocer otras culturas e ideas nos hace amarlas

Deseemos, pidamos y esperemos que hoy (un 11 de septiembre) sea un día normal; un día para gente normal y no un día de “fundamentalistas”.

Un día en el que disfrutemos de la vida presente y no un día en el que algunos piensen en lo que pueden disfrutar después de la muerte. Un día en el que nos demos cuenta de cuánto bien podemos hacer con nuestra presente vida a otros, incluso a quienes son diferentes de nosotros. Un día que sirva para trabajar en comprender a otros, aunque nos demos cuenta de lo diferentes que son de nosotros; no un día en el que busquemos las razones que tenemos para odiarlos, porque son de otro grupo religioso, cultural, racial o sexual.

El conocimiento y respeto de otras culturas nos permitirá disfrutar de lo distinto, amarlo, en lugar de odiarlo y estereotiparlo; nos permitirá ser más ricos. Porque del mismo modo que la uniformidad empobrece el color, la uniformidad mental empobrece la capacidad mental de generar nuevas ideas y soluciones para la vida social.

Este es el deseo que pongo en mi mente y voluntad. Y estoy seguro de que con el deseo, si insisto en él, llegará la consecución de disfrutarlo, porque no hay nada que nos propongamos e insistamos en ello que el género humano no pueda conseguir.