Una aproximación a la generación del concepto de justicia

 La formación de las nociones de justicia, moral y ética, y el desarrollo de una relación entre esos y otros conceptos abstractos, manifiesta que las relaciones entre los individuos tomadas individualmente, y entre los individuos y los grupos, o entre los propios grupos entre sí, tienen una extensa variedad.

Por una parte está el egoísmo individualista, el deseo de satisfacción propia, de éxito para sí en establecer sus propios descendientes, sus propios genes y también sus ideas o ideologías.

Por otra parte está la cooperación que, efectivamente, paga, pues cooperando las cosas van mejor para la mayoría. En lugar de exterminar a otros para tener más, cooperar con otros para que todos tengamos más. Esa es la lección de la biología y de la historia humana. Una lección que es dura de aprender[1], pero que cuando se aprende[2] resulta en éxito.

Pero quedan siempre las tensiones entre conseguir más a costa de otros o conseguir más junto con otros y ahí entra la biología, la antropología social, la lógica, la ciencia cognitiva y la psicología evolutiva. Quizá todavía más.

Siguiendo la línea de argumento de Matt Ridley[3] y usando en ocasiones sus propias palabras podemos señalar que hace 50.000 años en Europa y 300.000 años en África se produce una explosión tecnológica. La cultura y la tecnología cambian de año en año; se inicia la acumulación de conocimientos, la cultura, como nunca antes. La cultura va por delante de los genes los cuales nunca la han alcanzado. De hecho, apareció tan tarde la cultura progresiva y acumulativa en la evolución humana, que no tuvo probabilidades de modificar la manera de pensar de la gente. El cerebro ya había alcanzado el máximo con escasa ayuda de la cultura. “El cerebro pensante, imaginativo y razonador –dice Ridley- evolucionó a su ritmo para ir resolviendo los problemas prácticos y de tipo sexual de una especie sociable, más que para hacer frente a las exigencias de una cultura transmitida por otros”[4].

Así que, la capacidad humana de inteligencia, imaginación, tanto como empatía y sensatez, aparecieron gradualmente sin recibir ayuda de la cultura. En cambio hicieron posible la cultura. Eso es lo mismo que decir que el cerebro humano aumentó de tamaño para hacer frente a una serie de retos, de complejidades, de problemas sociales de los grupos más grandes. Había que hacer frente eficientemente a la necesidad de cooperación, evitar la traición, tener presente la decepción y usar la empatía; y el cerebro humano –dice Ridley- podría haberlo hecho sin necesidad de generar la capacidad de lenguaje ni acumular cultura como señalan Whiten, A. y Byrne, R. W.[5]

La cultura, evidentemente, explica el éxito ecológico de los seres humanos, pues sin la capacidad de acumular información, mezclar ideas y debatir nunca se hubiera podido inventar la agricultura, las ciudades, ni la medicina. Al aparecer conjuntamente el lenguaje y la tecnología se sentenció el destino de las especies a favor de la humana. La cultura es un producto colectivo, no individual, de modo que debemos nuestro éxito a nuestra capacidad colectiva, no individual. Cuanta más tecnología inventaban más capacidad tenían de producir alimentos mediante la agricultura, lo que conllevaba el aumento de la población y, a su vez, el aumento de la densidad, lo que llevó a la posibilidad de división del trabajo y por lo tanto a aumentar la capacidad de invención tecnológica. Es un círculo virtuoso que se puso en funcionamiento.

De ahí, con la producción aumentada gracias a la tecnología inventada, vino el intercambio, el comercio. El intercambio representó para la evolución cultural lo mismo que el sexo para la evolución biológica. Con el intercambio se iniciaron los juegos en los que todos los participantes ganan. Juegos cada vez más numerosos, más grandes y más elaborados.

En esta época prehistórica ya deberíamos estar bien avanzados en la elaboración de la justicia. Si intercambio servicios y cosas que yo produzco, me interesa no ser defraudado; al otro también. La participación en los juegos también deberá tener sus normas: es la costumbre; es el modo de desarrollar el juego, de jugar. Todos deben atenerse a esas costumbres, y lo deben hacer con exactitud, con justeza, es decir, con justicia.

A la vista de todo lo dicho, ahora, hay que plantear, una investigación de lo que otras ciencias pueden aportar a nuestra tesis (véase “La génesis de la justicia: entre la naturaleza y la cultura”, editorial Tirant Lo Blanch, 2009, Valencia), pensando que, incluso, pueden marcar su dirección, y hay que hacerlo desde la prudencia y la modestia. Prudencia, porque en realidad esto es un esfuerzo de investigación y no una lección magistral; no estamos enseñando a otros, estamos escudriñando para dar una respuesta a una cuestión, estamos introduciéndonos en materia que parece fuera de nuestro ámbito intelectual, de la que son otros los especialistas. Modestia, porque es a la actitud que nos lleva el método científico del escepticismo y la duda.


[1] Y el aprendizaje no es más que ser capaz de repetir los actos o el comportamiento.

[2] Aquí ya tenemos la cultura.

[3] Ridley, Matt., Qué nos hace humanos, Taurus, Madrid, 2004, p 254 y siguientes.

[4] Véase Dunbar, R., Knight, C., y Power, C.. The Evolution of Culture, Edinburgh University Press, 1999, según la cita que hace Ridley, Matt, Qué nos hace humanos, Taurus, Madrid, 2004, p .339.

[5] Whiten, A. y Byrne, R. W, Machiavellian Intelligence II, Cambridge University Press, 1997, según la cita que hace Ridley, Matt. Qué nos hace humanos, Taurus, Madrid, 2004, p 339.

About these ads

,

  1. Deja un comentario

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 336 seguidores

%d personas les gusta esto: